Limpiar nuestra casa es una de las tareas cotidianas más tediosas. Por eso, siempre se agradece algún pequeño truco, método o utensilio, que nos haga la labor más fácil y cómoda. Una de las partes que se ensucian con más facilidad y hay que limpiar constantemente son los cristales y las ventanas. Sin embargo, este truco te ayuda a limpiarlas de manera rápida y sencilla.

El mejor truco para tus ventanas

Y es que muchas veces no tenemos que acudir a productos industriales para limpiar algunas partes de nuestra casa como, en este caso, los cristales y las ventanas. El truco de limpieza en cuestión es tan básico como eficaz. Consiste en coger vinagre blanco, agua tibia y un bote con pulverizador.

Para lograr la mezcla hay que echar en el bote vinagre blanco hasta una altura de unos dos o tres dedos, para después rellenarlo con agua.

Con solo dos ingredientes las ventanas se quedan impolutas.

Tras esto, hay que cerrar el bote y agitar hasta que los dos ingredientes se hayan mezclado a la perfección. Después, hay que pulverizar en los cristales, echando una gran cantidad.

Una vez la mezcla esté sobre el cristal, lo más recomendable es coger una bayeta de microfibra y pasarla sobre la superficie donde hemos echado el spray para dejarla impoluta. Una vez se haya esparcido por todo el espejo o la ventana tenemos que coger otra bayeta o trapo para secar la zona.

Otro genial truco para limpiar los cristales es usar papel de periódico o, en su defecto, papel de cocina. Una vez se haya limpiado la ventana tenemos que pasarlo por encima. Los resultados seguro que te dejan boquiabierto.