Kiko Hernández es uno de los colaboradores más famosos de Sálvame. No obstante, ha decidido dejar momentáneamente el programa y desaparecer de las redes sociales debido a su estado anímico, según ha confesado. Además ha recibido una nueva orden de alejamiento.

El problema legal viene de Liberto López de la Franca, que ya denunció al colaborador del programa de Telecinco recientemente. El medio digital El Español ha revelado que el actor denunció a Hernández hace diez años por una presunta "intromisión ilegítima en su derecho al honor, intimidad personal y propia imagen".

En su momento fue archivada, de hecho se le reclamaban a Hernández 300.000 euros de los cuales una mitad eran por "daños emergentes" y la otra mitad por "lucro cesante". Actualmente la demanda está en el Tribunal Supremo en un recurso de casación.

Pero el 11 de octubre llegó al Juzgado de Ciudad Real fue por usar la imagen de López de Franca sin permiso y por un supuesto acoso por teléfono.

El actor Liberto López de la Franca.

El actor Liberto López de la Franca.

Es por esto por lo que el actor solicitó en septiembre una orden de alejamiento, que se ha hecho pública ahora contra el colaborador de Sálvame. "Cuando salió la primera sentencia, con la que el juez no entra en el fondo y estima que estaba prescrita, ese día de la sentencia me manda a uno de mis teléfonos un WhatsApp en el que me dice una serie de cosas" asegura López de Franca.

"Al tiempo me vuelve a enviar otro mensaje donde me dice que voy perdiendo juicios y que ahora me toca pagar costas. Cosa que no es verdad (...). Al hacer esto este señor yo creo que es una cuestión de acoso. Este hombre ha roto unos límites procesales y extraprocesales al ponerse en contacto conmigo", concluye.

Además se muestra tajante contra Kiko Hernández "el caso está en el Juzgado de Guardia y ahora tendrá que decidirlo el juez (...). No quiero volver a ver a este señor".