30 de septiembre de 2018
30.09.2018
La Opinión de Málaga
Tribuna

Seamos justos con la iglesia

30.09.2018 | 05:00
Seamos justos con la iglesia

Vaya por delante que Jesús de Nazaret no fundó ninguna iglesia sino que reunió a un grupo de discípulos y discípulas que recibieron el encargo de predicar el Reino de Dios.

Lo que sucede es que,a medida que el grupo iba creciendo,tenían que organizarse y surge la llamada Iglesia,pero no olvidemos que en el plan de Jesús no había jerarquías:todos eran hermanos e iguales en dignidad.Andando el tiempo surgió la jerarquía a través de los obispos y no dependiendo necesariamente del obispo de Roma.

Por otro lado,debemos tener claro que Iglesia somos todos,no sólo los sacerdotes y obispos.Esto es muy importante para apoyar mi tesis de que lo que está ocurriendo ahora(que viene de lejos) es la corrupción,no de la Iglesia,sino de muchos sacerdotes y jerarquías eclesiásticas con el penoso y detestable tema de la pederastia,lo cual es un crimen abominable que debe ser castigado contundentemente y que está haciendo mucho daño a gente sencilla que,a la vista de este mal ejemplo,se aparta de la Iglesia.Pero yo a esa gente le diría lo que Jesús en su época refiriéndose a los sumos sacerdotes y fariseos: «Haced lo que ellos digan pero no lo que ellos hagan».

Lo que me preocupa como cristiano es que, cuando aparecen casos como éstos,la prensa,radio y televisión no se fijan en ese otro aspecto callado y silencioso de la auténtica Iglesia con su labor inmensa en el campo de la enseñanza,de la atención a los enfermos,pobres y débiles en general que,a través de Cáritas y otras instituciones hacen a los más desfavorecidos de la tierra.Esta es para mí la verdadera Iglesia,no la del clero pederasta o jerarquías corrompidas.Me vienen a

la memoria las palabras de José María Castillo cuando afirma si no será la Iglesia la que ahuyenta a los fieles y no éstos los que se van de la Iglesia.

¿Qué diría hoy Jesús a los sacerdotes y jerarquías si viniera ahora? Por eso,concluyo diciendo que condenemos con toda firmeza estas aberrantes posturas y alabemos las otras.Por desgracia,lo malo hace más ruido que lo positivo,y no tendamos nunca a sesgar la información.Para mí,repito,la Iglesia no es la de curas y obispos pederastas o encubridores,sino la otra,a la que me debo como cristiano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog