24 de julio de 2019
24.07.2019
Apuntes del natural

Woody Allen

24.07.2019 | 05:00

La buena noticia es que Woody Allen va a rodar una nueva película. La mala, que quedará lastrada por lo que le ha ocurrido desde que fuese acusado por su hija adoptiva Dylan Farrow de abusos sexuales. Por más que a Dylan la examinasen los médicos sin encontrar rastro alguno de esos supuestos abusos, y que en pleno auge de la campaña del movimiento #MeToo los fiscales no acusaran a Woody de delito alguno, el episodio no puede tomarse por agua pasada, por esa corriente que ni mueve molino ni deja huella.

El cine de Woody Allen es un compendio de análisis acerca de las relaciones humanas y, en particular, de las que se dan entre un hombre –él mismo, casi siempre– y una mujer. El sexo está presente de forma hasta obsesiva en sus películas aunque sea en clave de humor y quede limitado por las dificultades que tiene su personaje eterno para lograr la relación deseada. Las risas aparecen justo por el patetismo que transmite un seductor incapaz de llevar adelante su papel. ¿Se puede hacer el cine de Woody Allen manteniendo la corrección sexual que exigen los tiempos? Lo dudo. Desde la nostalgia de Casablanca a cualquiera de los títulos posteriores, con Annie Hall como mejor síntesis de todos, lo que se nos muestra en la pantalla viene a ser como un compendio de lo que las normas de comportamiento en auge prohíben por completo.

La Universidad de California obliga a sus empleados a seguir cursos de prevención del acoso sexual que dejan claro que está prohibido por completo el contacto físico aunque no tenga relación alguna con los deseos libidinosos.

Cabe preguntarse qué película sería capaz de enfrentarse con el auge del puritanismo sin morir en el intento. Muriendo de tedio, en particular. Pero Woody Allen nos anuncia que vendrá otra más al menos. Lástima que vaya a quedar ligada a San Sebastián; a mi juicio, la peor película del director es la que rodó como una especie de documental turístico sobre Barcelona. ¿Será, de nuevo, un escaparate institucional de Donostia lo que nos espera? Ojalá que no porque si cabe imaginar algo peor que la inquisición sexual sería, por supuesto, la inquisición política. Incluso de la mano de Allen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog