La Banda de Cornetas y Tambores de Fusionadas se resiste a morir. O mejor dicho, sus antiguos componente se resisten a que muera. Tras el anuncio del pasado 10 de octubre, en el que la junta directiva de ese momento anunciaba la disolución de la formación entre reproches a la cofradía por no prestar "respaldo económico ni devocional", este 21 de octubre la formación emitió un comunicado para indicar que siguen adelante. Reconocen que parten de una "desfavorable situación actual", pero aseguran su compromiso por mantener viva una formación con 42 años de historia y que ha marcado el estilo de muchas bandas actuales.

La nueva junta directiva reitera que el primer objetivo es recuperar "un funcionamiento interno transparente, altruista y desinteresado, hecho que cosechó las simpatías de la Málaga cofrade en general". "Muchas personas que pasamos por sus filas durante tantos años nos comprometemos a mantener viva nuestra banda", insiste el comunicado, en el que se recalca que se retoma "la manera tradicional de gestionar su funcionamiento".

Este comunicado busca además desandar el camino de la disolución y los reproches del comunicado del 10 de octubre, haciendo hincapié en el agradecimiento a las instituciones que se criticaban en el anuncio del final de la banda, como son la Federación de Bandas, las Reales Cofradías Fusionadas y el Ayuntamiento de Málaga, a las que se les achacaba falta de apoyo. Así agradecen "las muestras de apoyo recibido de la Federación de Bandas y la confianza de todos y cada uno de los directores para que continuemos conservando, manteniendo y engrandeciendo una parte del patrimonio musical malagueño".

Además, reitera el agradecimiento "a nuestra querida cofradía (más aún en los difíciles momentos que atraviesa nuestra formación musical)"; así como al Ayuntamiento de Málaga por propiciar "las condiciones dignas de ensayo de las que disfrutamos en la actualidad, estando permanentemente disponibles para ayudar a las bandas".