06 de diciembre de 2020
06.12.2020
La Opinión de Málaga
Dinosaurios

El Tiranosaurio Rex daba el estirón en la adolescencia

Otras especies de dinosaurios crecían progresivamente a lo largo de su vida

06.12.2020 | 08:05
Ilustración de un Tiranosaurio Rex.

Un análisis al corte de huesos de dinosaurio ha revelado que el icónico tiranosaurio Rex crecía de golpe durante la adolescencia, mientras otras especies lo hacían progresivamente durante su vida.

El T. Rex fue uno de los dinosaurios carnívoros más grandes de todos los tiempos, que medía hasta 13 metros de largo desde el hocico hasta la cola y pesaba más de 7.000 kilos. Los científicos han demostrado anteriormente que experimentaba un gran brote de crecimiento en la adolescencia, pero no sabían si eso era cierto solo para los tiranosaurios, solo para ellos y sus parientes cercanos, o tal vez para todos los grandes dinosaurios bípedos.

El estudio de las líneas de crecimiento de sus huesos -publicado en la revista 'Proceedings of the Royal Society B'- ha demostrado que tanto el T. Rex como sus parientes más cercanos tuvieron una adolescencia incómoda durante la cual se hicieron enormes, mientras que sus primos más lejanos en el grupo de los alosauroides siguieron creciendo un poco cada año.

"Queríamos observar una amplia franja de diferentes terópodos, dinosaurios carnívoros de dos patas, para comprender patrones más amplios de crecimiento y evolución en el grupo", explica Tom Cullen, autor principal del nuevo estudio.

Cullen, un científico afiliado del Field Museum de Chicago que trabajó en el estudio como investigador postdoctoral en el Field con el entonces conservador de dinosaurios del museo, Pete Makovicky, explica que, "en particular, queríamos comprender cómo algunos de ellos se volvieron tan grandes".

Makovicky, científico afiliado de Field y profesor de geología en la Universidad de Minnesota y autor principal del artículo, señala: "También queríamos ver si obtuvimos el mismo registro de crecimiento cuando tomamos muestras de una variedad de huesos diferentes del mismo esqueleto. Todas estas preguntas sobre cómo crecieron los terópodos podrían afectar nuestra comprensión de la evolución del grupo", añade.

El investigador desarrolló la idea del proyecto y también descubrió varios de los dinosaurios cuyos fósiles se analizaron en el estudio.

La cuestión de cómo crece un animal es sorprendentemente complicada. Los mamíferos tienden a pasar por un período de crecimiento extremo cuando somos jóvenes y luego mantienen el mismo tamaño una vez que alcanzan la edad adulta, pero en otros grupos de animales, ese no es siempre el caso.

"La tasa de crecimiento realmente varía, no hay una talla única para todos -explica Cullen, ahora investigador postdoctoral en el Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte-. Las aves tienen un gran crecimiento acelerado y alcanzan el tamaño adulto muy rápido, mientras que los reptiles como los caimanes y varios lagartos y serpientes tienen un crecimiento prolongado. Con ellos, un individuo realmente grande probablemente sea muy viejo".

Los dinosaurios terópodos como el T. Rex están relacionados tanto con las aves como con los reptiles modernos, de hecho, las aves son los únicos terópodos vivos. Los científicos no sabían si los patrones de crecimiento de los terópodos eran más parecidos a los de las aves o los reptiles, y esos diferentes patrones de crecimiento pueden marcar una gran diferencia en cómo un animal encaja en su ecosistema.

Hacerse grande rápidamente puede ser una ventaja competitiva: le facilita cazar a otros animales y más difícil para otros animales cazarle. Pero por otro lado, un crecimiento acelerado requiere mucha energía y recursos, y es más fácil crecer un poco cada año durante toda tu vida.

"Dentro de los huesos a medida que un animal crece, hay marcas como anillos de árboles que registran aproximadamente la edad del animal, cuánto crece cada año y una serie de otros factores", explica Cullen. Para encontrar estos anillos de crecimiento, y sus colegas cortaron fósiles de docenas de dinosaurios, desde los del tamaño de perros y avestruces hasta el T. Rex.

"El primer espécimen que el Field Museum me dejó estudiar fue el T. Rex -recuerda Cullen--. Fue bastante estresante, ya que es un fósil tan famoso". Usó un taladro de perforación con punta de diamante para sacar un pequeño cilindro del fémur. Ya en el laboratorio, cortó muestras de hueso tan delgadas que la luz podía pasar a través de ellas y las examinó con un microscopio.

"La mayoría de los animales tienen un período cada año en el que dejan de crecer, tradicionalmente sugerido en épocas como el invierno, cuando la comida es más escasa. Aparece en los huesos como una línea, como el anillo de un árbol", explica Cullen. Al analizar estas líneas de crecimiento y examinar los huesos en busca de nuevas regiones de crecimiento, los científicos pueden obtener una estimación aproximada de la edad de un animal y cuánto creció cada año. También hay pistas en la estructura ósea.

Se pueden ver todas las pequeñas áreas donde han crecido las células óseas y la estructura de los vasos sanguíneos que atravesaron el hueso -relata Cullen-. "Estos canales vasculares le dicen aproximadamente lo rápido que estaba creciendo el hueso. Si los canales están más organizados, el hueso se deposita más lentamente, y si la estructura es caótica, crece más rápidamente".

Cullen descubrió que los patrones de crecimiento de los dinosaurios dependían de su familia. El T. rex y sus parientes, los celurosaurios, mostraron un período de crecimiento extremo durante la adolescencia, y luego se pararon una vez que alcanzaron la edad adulta. El T. Rex vivió hasta los 33 años, el T. rex más viejo que se conoce actualmente, pero alcanzó su tamaño adulto a los 20 años.

Para alcanzar este tamaño masivo, probablemente ganó entre 15 y 20 kilos por semana cuando era adolescente. Sus primos más lejanos, los alosauroides, podrían alcanzar tamaños casi tan grandes como el T. rex, pero crecieron lentamente a lo largo de toda su vida, y los individuos más viejos alcanzaron los tamaños más grandes.

El descubrimiento abre interrogantes sobre cómo estos dinosaurios depredadores interactuaron con los animales que los rodean. Los dinosaurios herbívoros que vivían junto al T. Rex eran ceratopsianos como los triceratops y hadrosaurios con pico de pato. También crecieron extremadamente rápido en la adolescencia.

Los carnívoros alosauroides de crecimiento lento vivían con grandes saurópodos de cuello largo que también crecían rápidamente, pero parecen haber tardado mucho en alcanzar su tamaño completo. Esas tendencias pueden estar relacionadas.

"No podemos decirlo con certeza, pero podría haber algún tipo de presión de selección para que los celurosaurios crezcan rápidamente para mantenerse al día con sus presas, o para que los alosauroides sigan creciendo en tamaño, ya que sus presas también estaban aumentando de tamaño -sugiere Cullen-. Pero es bastante especulativo. Podría ser que incluso si los saurópodos siguieran creciendo durante toda su vida, tuvieran tantas crías que siempre hubiera algo pequeño para comer".

Pero aunque la investigación no ha respondido todas las preguntas sobre por qué los dinosaurios como el T.rex crecieron de la forma en que lo hicieron, Cullen destaca: "Estoy muy orgullosa de este trabajo. Es la culminación de muchos, muchos años de pequeños proyectos que se basan en una especie de objetivo central de tratar de comprender el crecimiento de estos animales y comprender los muchos factores que influyen en estos patrones. Esto no lo resuelve, pero es un gran paso adelante".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook