10 de octubre de 2020
10.10.2020
La Opinión de Málaga
Inmigración

Descubren a cinco personas ocultas bajo fardos de 100 kilos en el puerto de Melilla

Pretendían viajar a la península como polizones pero fueron hallados por los canes de la Guardia Civil

10.10.2020 | 20:12
Imágenes del operativo desarrollado por la Guardia Civil

La Guardia Civil ha rescatado y auxiliado en el puerto de Melilla a cinco personas que se habían ocultado en el interior de una batea que transportaba fardos de ropa de grandes dimensiones, que podían pesar 100 kilos, con la intención de viajar a la península como polizones.

Según ha informado este sábado un portavoz de la Comandancia de Melilla, la actuación tuvo lugar a las 08,30 horas del día 8 de octubre, durante el registro que efectúa la Guardia Civil en la zona de estacionamiento de las bateas y los contenedores que embarcan en los diferentes buques que conectan la ciudad con Málaga, Almería y Motril (Granada).

Al respecto, ha explicado que el objeto de estos registros "es el de prevenir la inmigración irregular y evitar riesgos para la integridad física de las personas que se introducen como polizones en lugares peligrosos".

Can detector de personas

El portavoz policial ha señalado que en esta ocasión la alerta se obtuvo sobre una batea que contenía abundantes "fardos" de ropa. Al constatarse indicios de que pudiera encontrarse oculta entre la mercancía alguna persona, se activó al Servicio Cinológico de la Comandancia.

Al tratarse de una zona de difícil acceso, la citada fuente ha destacado que "la labor del can fue esencial marcando con sus ladridos de forma insistente las zonas donde se ocultaban las cinco personas, localizándolos de forma rápida y meritoria".

A partir de ese momento, personal de la Sección Fiscal comenzó la búsqueda de las personas que estaban ocultas, realizándolo con sumo cuidado y riesgo, "ya que este tipo de carga es muy inestable porque cada 'fardo' tiene un peso de entre los 80 y 100 kilogramos por lo que el peligro para la vida de estas personas es indudable", ha precisado.

Los agentes tuvieron que remover pieza a pieza para evitar cualquier accidente, hasta llegar a las oquedades que los migrantes fabrican, conocidas como "hornillos o chimeneas", donde se ocultan con el fin de introducirse en los buques como polizones. En ese lugar descubrieron a cinco personas, todos varones mayores de edad e indocumentados. Todos ellos se encuentran en buen estado de salud.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook