24 de septiembre de 2017
24.09.2017
Golf

Final de infarto en el Andalucía Open

La malagueña Azahara Muñoz y Carlota Ciganda, ambas con 16 bajo par, se jugarán el título hoy en los últimos 18 hoyos

24.09.2017 | 00:42
Azahara choca los cinco con su caddie.

La malagueña Azahara Muñoz y Carlota Ciganda cabalgan desbocadas hacia el título del Andalucía Costa del Sol Open de España, una situación soñada en este punto de la competición antes de su inicio. Ese irresistible deseo, plasmado en un liderato compartido apuntalado mediante tres golpes de ventaja sobre la inglesa Georgia Hall, se ha hecho feliz realidad cuando restan 18 hoyos que desbordan, antes de su ejecución, energía y espectacularidad a borbotones. La golfista británica, la sudafricana Lee-Anne Pace y las suecas Camilla Lennarth y Frida Kinhult ejercen, a distancia, de contrapeso al exacerbado protagonismo español estampado en este torneo desde el minuto uno, una situación que expresa al tiempo un anhelo y, de forma adicional, la constatación de la calidad de las mejores representantes del golf femenino español, entre las mejores del mundo sin discusión alguna.

Con Georgia Hall ejerciendo de espectadora de lujo, en un partido estelar muy definido por este adjetivo desde el tee del uno, la prometedora golfista inglesa -líder al comienzo del día, con un golpe de ventaja sobre las dos españolas hambrientas de victoria- ejerció de muro de contención del huracanado empuje de Azahara Muñoz y Carlota Ciganda, quienes de forma sucesiva y combinada acabaron minando la resistencia y la moral de su principal rival de cara a la victoria final en una última ronda que se antoja antológica.

El relato del doble protagonismo español tomó sendas distintas para confluir en el mismo punto. Azahara Muñoz, héroe local, empleó el camino de la brillante regularidad, machacona insistencia en el acierto -sólo rota mediante un anecdótico bogey en el 10- que tuvo sus puntos álgidos en los hoyos 6, 11, 12, 14 -resueltos mediante determinantes birdies- y, sobre todo, en el hoyo 18, un maravilloso eagle que le llevó a empatar en lo más alto de la clasificación, con 16 bajo par, con su rival pero sin embargo amiga Carlota Ciganda.

La navarra cometió boggey en el primer hoyo para internarse en trances comprometidos salvados, durante toda la primera vuelta, en el mismísimo filo de la navaja. Luego llegó, eso sí, como maravilloso contrapunto, unos segundos 9 hoyos donde el golf se hizo arte, cinco birdies, tres de ellos consecutivos en los tres hoyos finales, que le llevaron en volandas a montarse en ese caballo desbocado con Azahara.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine