La exposición de los personajes públicos a paparazi y cazadores de historias para televisión es algo común, pero siempre sorprendente. Cualquier detalle que pasaría desapercibido para una persona anónima se magnifica y explota cuando se trata de famosos y famosas. Un ejemplo claro de esto, ha sido el último lío entre Telecinco y Carmen Lomana

La conocida empresaria y colaboradora de Televisión, ha sido señalada por aparcar mal su coche en Puerto Banús (Marbella) en el programa de televisión Socialité: según contaba el reportero del show, Lomana habría sido “cazada” por los vecinos cuando dejó su todoterreno estacionado en una zona prohibida. 

Según el relato de Jordi Martín -el paparazzi de Telecinco-, los vecinos habrían llamado a la policía para alertar sobre el comportamiento de la celebrity, que siguiendo esta versión estaba comiendo en un restaurante. Además, también insinuó que estaba claramente enfadada o junto al famoso actor  William Levy. 

Carmen Lomana responde: “sí, puedo hacer lo que me da la gana”

Visiblemente enfadada, Lomana ha cargado en un vídeo de Twitter contra la cadena de televisión calificando como “vergüenza” lo que ha tachado de “mentiras”: “puedo hacer lo que me dé la gana asumiendo las consecuencias, pero lo que no puedo es que inventen que he hecho algo que no he hecho”. 

Para expresar su punto de vista, la colaboradora de televisión plantea qué pasaría si dijera “que la presentadora de ese programa o quien sea la he visto prostituyéndose por la calle, y ¿qué pasa con el derecho al honor?¿Uno puede inventar todo?