17 de agosto de 2018
17.08.2018
Recomendaciones

¿Qué hacer si nos pica un escorpión?

La picadura de estos animales no es tan frecuente como las de los mosquitos, pero es muy dolorosa

17.08.2018 | 07:47

Está claro que en verano las picaduras se disparan. A las clásicas de mosquitos, abejas o avispas hay que sumarle las de las medusas como la carabela portuguesa, que este año ha estado muy presente en nuestras playas.

Pero existen otros animales como los escorpiones o las escolopendras que, aunque no se dan con tanta frecuencia como las de otros insectos o miriápodos, provocan picaduras muy dolorosas ante las que mucha gente no sabe cómo actuar.

¿Qué hacer si nos pica una escolopendra?


La escolopendra es un miriápodo plano, alargado y, al igual que el ciempiés, dotado de múltiples patas. Este animal inyecta su toxina a través de dos pequeñas pinzas, denominadas forcípulas, que tiene en la zona de la cabeza. Estos colmillos venenosos los utiliza tanto para defenderse como para capturar y paralizar a las presas.

Estos animales suelen ser de actividad nocturna y en nuestro país suelen abundar en zonas oscuras y pedregosas.

La escolopendra es similar al ciempiés. Getty Images

La picadura de la escolopendra es muy dolorosa y provoca un gran enrojecimiento y edema en la zona en la que inocula el veneno. En ocasiones puede causar también la aparición de pequeñas vesículas cutáneas.

Para evitar su picadura, Protección Civil nos da los siguientes consejos:

  • Evitar meter la mano debajo de piedras o en huecos entre las rocas sin asegurarse antes de si hay alguno de estos bichos debajo.
  • Si se duerme en lugares en los que abundan las escolopendras, lo mejor que se puede hacer es dormir con una mosquitera.
  • Tampoco se debe andar descalzo por la noche en el jardín o el campo.
  • Si se posa una escolopendra en nuestra ropa, lo mejor que se puede hacer es apartar el insecto con algún objeto (como por ejemplo un periódico), nunca con la mano.


Pero si no se puede evitar, lo primero que se debe hacer ante la picadura de una escolopendra es inmovilizar la zona y aplicar compresas frías. Para paliar el dolor se pueden tomar analgésicos tanto por vía oral como tópica. También se pueden utilizar pomadas que contengan corticoides y antihistamínicos.

Si los síntomas persisten, se deberá acudir al médico para que éste administre un tratamiento por vía general.

¿Qué hacer si nos pica un escorpión?


Aunque en las películas suelen aparecer en países más desérticos, en España también existen los escorpiones. Dos, concretamente: el escorpión amarillo (de tono claro) y el de cola amarilla (más pequeño que el anterior pero con la cola de tonalidad más clara).

El escorpión amarillo habita en España. Getty Images

Los alacranes suelen habitar en zonas rocosas, secas y oscuras, no extremadamente frías. Aunque son de hábitos nocturnos, si se les molesta durante el día también pueden picar.

Las picaduras de escorpión son más frecuentes de lo que parece en nuestro país. Sin embargo, la cantidad de veneno que inyectan estos arácnidos en cada una de ellas es tan poca que rara vez provocan síntomas graves.

Pero eso no significa que la picadura del escorpión cause síntomas dolorosos y serios como edemas en la zona o calambres y temblores musculares.

Para prevenir la picadura del escorpión, Protección Civil da los mismos consejos que para la de la escolopendra. Pero si no se puede evitar su picotazo, hay que seguir estos consejos:

  • Inmovilizar la zona de la picadura o trasladar a la persona que la recibe en una camilla hasta el centro hospitalario más próximo.
  • Aplicar hielo en la zona para que el frío retrase la absorción del veneno.
  • Comprimir la zona con una banda corte la circulación venosa superficial. Si esta banda constrictora la coloca un profesional sanitario, se puede dejar hasta que se aplique un tratamiento específico. En caso de que no sea así, habrá que cambiarla de sitio cada 15 minutos.
  • Si el centro médico está demasiado lejos es recomendable comenzar a aplicar fármacos como antihistamínicos, corticoides, analgésicos o antiinflamatorios, siempre con las debidas reservas.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook