Cómic

La ira de Marco Antonio

'Cleopatra' recoge en un volumen las aventuras de una de las heroínas más insólitas de la historieta española

17.10.2015 | 05:00
La ira de Marco Antonio

La edición integral de las aventuras de Cleopatra, publicadas originalmente en los años 80, permitirá conocer mejor a uno de los personajes más extraordinarios y originales del cómic de nuestro país. El personaje central es una mujer, algo sorprendente en el panorama de la historieta gráfica de la época, no sólo española, sino europea. Esta heroína liberada, que planta cara a todo tipo de malvados, sólo puede compararse con Adéle Blanc-Sec, del artista francés Jacques Tardi, con la cual ciertamente guarda muchos paralelismos, no en vano ambas tienen que vérselas también con una momia del Antiguo Egipto resucitada.

Ya desde su primera historia, Pasaporte para Hong Kong, publicada en la revista Cairo, su creador, el valenciano Mique Beltrán, muestra su interés por incluir guiños al cine en los guiones. El historietista desarrolla la aventura en una colonia británica que acaba de convertirse en uno de los enclaves más ricos del lejano oriente, haciendo Cleopatra recoge en un volumen integral todas las aventuras de una de las heroínas más insólitas de la historieta española La ira de Marco Antonio que su industria cinematográficaexperimentase un apogeo que la situó en la escena mundial. Las siguientes aventuras, Una tarde en el sex-shop y El collar de la baronesa, mostraban como el estilo de Beltrán se iba refinando, los personajes ganaban en movimiento, y hacían acto de presencia varios ingredientes narrativos huellas inconfundibles suyas como las elipsis y el humor recurrente o running gag.

Cuando se cumplía un año de su creación, Beltrán publicaba la primera aventura larga, La pirámide de cristal. que sigue la estela de antihéroes como Indiana Jones. Ya en 1984 apareció una historieta en color, Macao, situada, como en la que inicia la saga, en un enclave chino ocupado por un país europeo. Aquí aparece el hijo de Cleopatra, Marco Antonio, dotado de poderes psicoquinéticos.

Pero al igual que en la Historia, Marco Antonio supuso el fin de la faraona, porque en la década siguiente Beltrán dibujaría semanalmente para El Pequeño País sus aventuras. Embarcado en la creación semanal de una historieta protagonizada por ese niño, el dibujante y guionista no tenía tiempo para su madre, y sólo volvimos a poder disfrutar de Cleopatra con La rebelión de las sombras, otra aventura larga en color en la que el pequeño roba protagonismo a su progenitora y que en cierto modo supone el canto del cisne de esta historieta gráfica que fue superada por su spin-off. Sea como fuera, este integral supone la oportunidad de poder volver a disfrutar de la heroína más célebre del cómic español de los 80 - aunque en realidad hubo muy pocas-, de unas muy divertidas aventuras, pero sobre todo de poder comprobar la evolución estilística de un historietista tan personal y único como Mique Beltrán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine