Exposición Internacional de Zaragoza

El 75% de la población mundial vive en zonas de riesgo de fenómenos naturales

21.07.2008 | 19:40

El 75 por ciento de la población mundial vive en zonas de riesgo de fenómenos naturales, como tsunamis, huracanes o inundaciones, que pueden acabar en desastres si no se toman las medidas adecuadas de prevención, y 25 millones de personas se han visto desplazadas por ellos.

La reducción de riesgos y la prevención de desastres centran esta semana los debates del pabellón de Iniciativas Ciudadanas, El Faro, en la Exposición Internacional de Zaragoza, organizados por Ayuda en Acción y Manos Unidas, ya que por cada euro que se invierte en prevenir estos fenómenos se ahorran siete en ayuda humanitaria.

Así lo ha afirmado hoy María Jesús Izquierdo, responsable de reducción de riesgos de desastres y acción humanitaria en Ayuda en Acción, quien ha señalado que sucesos como los ocurridos en el cámping de Biescas debido a una riada o en Nueva Orleans por el huracán Katrina se podrían haber evitado.

Estos fenómenos son naturales pero los procesos de urbanización, la degradación ambiental o la vida en zonas de pobreza, en las que las construcciones son endebles o no tienen planes de prevención o respuesta inmediata, hacen que se acaben convirtiendo en desastres, ha agregado.

De ahí el título de los debates, "¿Quién empujó las olas y sopló el aire del Tsunami de Indonesia?", con los que Ayuda en Acción y Manos Unidas pretender romper el mito de que los desastres son naturales.

En este sentido, Izquierdo ha afirmado que "los desastres no son naturales, se producen por la acción natural y por la acción humana, donde hay que incidir".

Cuba y Japón han demostrado que un fenómeno natural no tiene por qué acabar en desastre, mientras que EEUU todavía no ha sido capaz de afrontarlos, ha agregado, al tiempo que ha dicho que la prevención no es una cuestión de dinero ni de situaciones políticas determinadas.

Ha recordado que 168 países adoptaron en 2005, en la II Conferencia Mundial sobre Reducción de Desastres, celebrada en Kobe (Japón), un plan de acción hasta el año 2015 y que estableció cinco prioridades.

Lograr que la reducción del riesgo de desastres sea una prioridad nacional y local con una sólida base institucional para su puesta en marcha es una de estas urgencias, además de identificar, evaluar y observar de cerca los riesgos y mejorar las alertas tempranas.

Desarrollar una mayor comprensión y sensibilización, reducir los factores fundamentales del riesgo, como la vulnerabilidad de las infraestructuras, y fortalecer la preparación en desastres para una respuesta eficaz a todo nivel, completan las prioridades para la reducción de desastres.

Desde hoy hasta el próximo domingo día 27 se celebrarán encuentros para debatir sobre cada una de estos compromisos internacionales, con la participación de veintiuna organizaciones gubernamentales dedicadas a la ayuda humanitaria o a la cooperación al desarrollo y de expertos de países como Bangladesh, Bolivia, Cuba, Chad, Guatemala o México.

Además, todos los días se celebra la Gymkana Riesgolandia para que los más pequeños aprendan jugando a prevenir los desastres y proteger el medio ambiente, ha explicado María José Hernando, de Manos Unidas.

Mañana, enfrente del pabellón El Faro, Cruz Roja llevará a cabo un simulacro de emergencia en tiempo real, en el que los visitantes de la Expo podrán observar la rapidez del montaje de la planta potabilizadora de agua para respuesta humanitaria.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga