Adaptar las normas

El presidente de la Sociedad Internacional de Bioética pide que se despenalice la eutanasia

25.07.2008 | 14:42

El presidente de la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI), Marcelo Palacios, ha propuesto hoy un cambio en la legislación española para despenalizar la eutanasia y adaptar las normas vigentes a los avances de la investigación biogenética.

La modificación del artículo 143 del Código Penal, que prohíbe la eutanasia, y la revisión de las leyes sobre reproducción asistida, han sido consideradas como "prioritarias" por el científico asturiano en declaraciones formuladas en Gijón, donde ha impartido una conferencia.

Palacios ha afirmado que las leyes siempre van un paso por detrás de los avances científicos, de la misma manera que "la venda se coloca después de la herida" y aunque la legislación española "es una de las mas avanzadas del mundo, necesita cambios".

En su opinión, las leyes deberían modificarse cada cierto tiempo, entre 2 y 5 años, para no quedar obsoletas frente a los avances científicos y los cambios en la sociedad.

El presidente de la SIBI ha dicho que le parece "injusto" que un donante de material genético no pueda obtener beneficios económicos de los descubrimientos conseguidos con su donación biológica.

Palacios ha dicho que tiene "algunas ideas" sobre los cambios que necesita la legislación española y que las hará llegar a los legisladores, después de someterlas a debate con la comunidad científica en el Comité de Bioética.

Treinta años después de realizada la primera reproducción humana asistida, esta practica "es algo habitual en la mayor parte de los países" y los pensamientos más "retrogrados" que se opusieron entonces han perdido peso, ha señalado Palacios.

El debate actual sobre la posibilidad de tener hijos a la carta "es harina de otro costal" y en ese sentido, Palacios ha defendido la idea de que "se mantenga el fenotipo del solicitante de la donación".

En ese sentido, ha rechazado la búsqueda exclusiva de características de belleza o inteligencia en la descendencia por reproducción asistida y ha apoyado la manipulación genética con fines sanitarios o de investigación.

Palacios ha dicho que no es "nadie" para juzgar los aspectos íntimos y los sentimientos de las personas que desean utilizar material genético de un hijo fallecido para tener otro mediante la reproducción asistida.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga