Volviendo la mirada

El arte de gobernar en los pueblos

El interés de los partidos se ha desplazado hacia Alhaurín el Grande, Mijas y Pizarra, donde el PP le arrabatará la alcaldía al PSOE con el apoyo de IU

14.02.2016 | 11:29

La crisis de Mijas se «soluciona» el lunes con la previsible salida del gobierno de Nozal

A pesar de explicar que uno de los motivos para su adiós también se debía a motivos de salud, demostró estar en buena forma. Juan Martín Serón , como en sus mejores tiempos cuando se comparó con Nelson Mandela o Jesucristo, hizo de su despedida un trance que estiró durante más de una hora y que aprovechó para erigirse como el mártir del pueblo que, aún en sus horas más bajas, no quiso renunciar a morir, políticamente hablando, sin echar antes a sus enemigos a los leones. El adiós del alcalde de Alhaurín el Grande, después de verse amenazado por la enésima moción de censura contra su figura, encajó perfectamente en una semana que ha estado marcada por las convulsiones en varios Ayuntamientos de la provincia, y que explican porque el interés se ha desplazado. Cuando el poder está en juego y, además, lo está siendo en cliché de provincia, se produce un lógico distanciamiento emocional con Madrid y nombres como Pedro Sánchez o Mariano Rajoy sonaron en Málaga casi a política internacional.

Ahora todo el mundo lo sabía, y como adelantaba tal y cual, pero tampoco era necesario ser un analista político con pedigrí de tertulia radiofónica para saber que el enmarañado escenario político que dejaron las elecciones locales del pasado mes de mayo, con varios pactos de verdadera circunstancia, algunos gobiernos municipales iban a coquetear con saltar por los aires más pronto que tarde. Esta semana ha sido el turno de Alhaurín el Grande, Mijas, Ronda y la sorpresa de última hora, Pizarra, donde un acuerdo entre PP e IU permitirá en los próximos días desbancar a la alcaldesa socialista, Ana Berlanga, para que acceda a la alcaldía el popular Félix Lozano, que gobernará junto a IU. Una operación con la que Elías Bendodo empieza a resarcirse de la derrota que sufrió a manos de Francisco Conejo en los pactos postelectorales delas municipales. Bendodo cierra la semana con Serón fuera de la alcaldía, con Antonia Ledesma camino de ella y con Pizarra en el bolsillo.

Un histórico. Habrá hasta quien lo eche de menos. Según él, casi un pueblo entero. Para resumir lo que ha sido Juan Martín Serón y su forma de entender la política sólo basta con recordar un momento concreto de su comparecencia en la que se dirigió a la portavoz de IU, Teresa Sánchez, que tuvo la osadía de acudir a la escenificación de su adiós. Si no se vio violentado por las limpiadoras, los jardineros y demás trabajadores de corte municipal que le arroparon en escrupuloso horario laboral, porque iba a molestarse con la presencia de Sánchez. La explicación es tan fácil como que ella había sido elegida por los grupos de la oposición, siguiendo lo que él consideró el manual del golpista, como la persona legítima para sucederle en el cargo. Por momentos le clavó su mirada hastiada y se dirigió a ella preguntándole que «si había venido a provocar» para reprocharle, acto seguido, que quería traer el «comunismo» a Alhaurín y que su ideología ya «había deparado los momentos más oscuros a Europa». En ese lenguaje antiguo, como de «he visto cosas que vosotros no creeríais», arremetió contra todos y avisó de lo que él piensa que debería de pasar a partir de ahora. Aun en un discurso en el que vertió su ira acumulada, dejando claro que su némesis político a lo largo de estos años había sido el portavoz del PSOE en la Diputación y su paisano, Francisco Conejo, dio algunas claves de sumo interés. Así, afirmó que la verdadera política reside, por mucho que algunos se empeñen en demostrar lo contrario, en la penumbra de los despachos. Supimos por su boca que su mano derecha y hasta ahora teniente de alcalde, Antonia Ledesma, ya llevaba más de un mes y medio negociando con el presidente provincial del PP, Elías Bendodo, un acuerdo para que sea ella quien suceda a su mentor en el cargo. Paradójicamente dada de baja del PP en su momento por mantenerse fiel a quien fuera suspendido del cargo por cohecho, se podría ver ahora implicada por partida doble. Por un lado, como delfín de Serón para que éste pueda seguir mandando en la sombra, por otro como la persona encargada de reflotar a los populares en lo que antaño era uno de sus grandes feudos y que ahora languidece con un triste concejal.

Presión popular. La mecánica lógica de los partidos es la de acumular el máximo poder posible y en consecuencia Bendodo vería con buenos ojos que Ledesma volviera como paso previo para rearmar al PP. A medio plazo Ledesma podría integrarse de nuevo en su antiguo partido y traerse consigo a todos sus concejales. Con lo que no contaba seguramente era con que la oposición le iba a venir de sus propias filas. Francisco Torres, el único concejal popular, no está muy por labor de apoyar a Ledesma y decidió que debe de ser la militancia la que decida. Pero Bendodo no se embarca en una aventura sin tener atado que los militantes del PP apoyarían la operación Ledesma, y ayer noche votaron dando el visto bueno a que el único concejal del PP permita que Ledesma sea la nueva alcaldesa. Es el primer paso para que ésta y sus concejales regresen de nuevo en el PP.

Ultimátum incumplido. El problema de plantear un ultimátum es que éste, al contrario que algunas balas dialécticas, no se puede esquivar. Al menos, si no es un farol. De lo contrario, a quien retrata es a quien lo ha planteado y eso es lo que le ha pasado esta semana al alcalde de Mijas, Juan Carlos Maldonado. El lunes le dijo a la dirección provincial del PP que ya no podía más. Acusó a su socio en el gobierno, Ángel Nozal, y a la concejala del PP, Lourdes Burgos prácticamente de contribuir a vaciar las arcas municipales. Le dijo a Bendodo que se tenían que ir, que no permaneciesen en su puesto o rompía el pacto en Mijas. El ultimátum se planteó para el pasado jueves y hasta el lunes no habrá desenlace ya que la secretaria general del PP, Margarita del Cid, lleva desde el miércoles negociando una salida beneficiosa para las dos partes y que permita seguir con el gobierno Ciudadanos-PP. Lo último que se sabe es que Nozal será apartado el lunes con casi toda seguridad del equipo de gobierno y a esperar que llegue otra tempestad. La ascendencia de Nozal sobre Burgos es enorme.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine