Pedregalejo

El cemento asoma por el arroyo Verdugo

Los vecinos reclaman que se inspeccionen las obras de una casa por si ha ocupado parte del cauce

04.03.2016 | 08:44
Aspecto que tenía el miércoles el cauce del arroyo Verdugo, con tierra de las obras y el muro al fondo.
Aspecto que tenía el miércoles el cauce del arroyo Verdugo, con tierra de las obras y el muro al fondo.
Play
El cemento asoma por el arroyo Verdugo

La asociación de vecinos de Pedregalejo y la comunidad de propietarios de la urbanización Vistamar reclaman al Ayuntamiento y a la Junta que inspeccione las obras de una casa por si ha ocupado parte del cauce del arroyo Verdugo, una zona verde idílica con vegetación mediterránea.

La ciudad parece haberse perdido de vista en este rincón de Pedregalejo gracias a la tupida masa de pinos, álamos, algarrobos, quejigos, encinas, lentiscos, madroños y alcornoques; un pequeño bosque mediterráneo catalogado como zona verde en el PGOU, que acompaña el culebreo del arroyo Verdugo antes de desembocar en el vecino arroyo de los Pilones.

Se encuentra al lado de la urbanización Vistamar, cuyos vecinos han dado la voz de alarma hace unos días ante las obras de una vivienda, a la altura de la calle Portugal, que a su juicio ocupan parte del cauce del arroyo.

«El agua pasaba por aquí», señala Pedro Vila, encargado de la urbanización. Delante hay un montón de tierra sobre el curso original del cauce y a escasos metros un muro de hormigón. A su lado está Rafael León, presidente de la comunidad de propietarios de Vistamar, que explica que el pasado martes visitó las obras un inspector de la Gerencia de Urbanismo: «Dijo que a priori estaban bien y que tiene permiso pero es una salvajada. Si usted quiere hacer un muro de contención hágalo de otra manera», sostiene y subraya que la comunidad está preocupada por las obras. «Lo que temo es que intenten ganarle sitio a esto y no es suyo».

A este respecto Adolfo García, vocal de Urbanismo de la asociación de vecinos de Pedregalejo, recuerda que antes había un muro de piedra en la ladera junto al cauce, muro que ha desaparecido porque el nuevo se encuentra mucho más cerca del arroyo. El representante vecinal no tiene dudas: «Las obras han cortado la vaguada».

Otro aspecto que preocupa a los vecinos es la presencia de una tubería junto a estas obras que termina en el arroyo. La comunidad de propietarios y la asociación de vecinos también quieren que se investigue por si se estuviera cogiendo agua del arroyo. «El agua pública no se puede coger ni ahora, ni después ni dentro de veinte años», advierte Adolfo García.

La asociación de vecinos de Pedregalejo reclama que tanto la Junta de Andalucía, «que tiene competencias por ser un arroyo», como el Ayuntamiento de Málaga inspeccionen estas obras a fondo por si hubiera alguna irregularidad, aunque Adolfo García cree que «no hacen falta más metros ni más cintas, ese muro ha invadido totalmente la vaguada digan lo que digan».

Un vecino de Vistamar recuerda haber visto el arroyo los días de fuertes lluvias «de bote en bote» y cuestiona el emplazamiento de la obra, tan próxima al arroyo.

Por su parte, el presidente de la comunidad de propietarios de Vistamar destaca que va a pedir una cita con el concejal de Málaga Este, Julio Andrade, para explicarle el problema.

Junta y Ayuntamiento. Ayer jueves, el concejal Julio Andrade conoció por La Opinión la preocupación de los vecinos y señaló que iba a pedir al director de distrito Málaga Este que inspeccionara la zona en persona «para ver qué es lo que han hecho».

Por último, un portavoz de la delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía informó el pasado miércoles de que enviaría a un técnico de Urbanismo de la administración autonómica a inspeccionar las obras.

La asociación de vecinos de Pedregalejo aprovecha para subrayar el valor ecológico de esta zona verde llena de especies mediterráneas y para pedir que se respete y proteja este microclima, reforzado en los últimos años por las plantaciones de los propios vecinos y los ecologistas de la asociación Almijara. a función. A este grupo de malagueños activos pertenece un conocido comerciante del Centro Histórico, ya jubilado, que vive en la avenida de Fátima y que desde la pasada Navidad contempla con preocupación desde el balcón de su casa cómo languidecen cinco parterres de zonas verdes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


La joyería es un referente del lujo en la calle Larios, con casi 75 años de historia.
Negocios emblemáticos de Larios

Negocios emblemáticos de Larios

Los comercios más antiguos de calle Larios aseguran que lo mejor que le ha pasado a la vía es ser...

No llores por mí, Málaga

No llores por mí, Málaga

Camuflada entre valoraciones sobre la Feria, María Gámez anunció su adiós y se suma a la larga...

La vendimia de los héroes

La vendimia de los héroes

La provincia de Málaga se encuentra en plena labor de recogida de más de 5,5 millones de...

´La clave para una buena vuelta al cole es despertar en los niños ilusión y confianza´

´La clave para una buena vuelta al cole es despertar en los niños ilusión y confianza´

De cara al nuevo curso, el pedagogo Enrique Sánchez Rivas recomienda que las clases se combinen...


Los surfistas, los guardianes del mar

Los surfistas, los guardianes del mar

Conocen el mar mejor que muchos de los que custodian las torres de vigilancia de las playas y su...

María Rojas, la última vecina de la calle Larios

María Rojas, la última vecina de la calle Larios

Testigo privilegiada del auge, caída y resurgir de la calle desde los años 60, es la única vecina...

Las delicias del restaurante Amador

Las delicias del restaurante Amador

El jefe de sala Antonio Carrasco y el chef Pablo Vega están al frente de este negocio consolidado...


Enlaces recomendados: Premios Cine