Urbanismo

El Ayuntamiento de Marbella otorgará licencias a las viviendas fuera de ordenación

También contempla autorizar el uso de hostelería en las primeras plantas de viviendas ubicadas en el casco antiguo o que los hoteles puedan aprovechar parcelas anexas para su ampliación

25.11.2017 | 05:00
Compromiso El PP retirará la vidriera franquista del Ayuntamiento. La alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, se comprometió ayer a eliminar en dos meses la vidriera del Ayuntamiento que contiene un escudo franquista a instancias de CSSP, para cumplir con la Ley de Memoria Histórica. Muñoz explicó que quiere sustituir la vidriera con el símbolo de la dictadura de Franco por un escudo del Ayuntamiento de Marbella cuyo diseño trasladará a los grupos políticos para que valoren «si está a la altura de lo que necesita la ciudad».

El Ayuntamiento otorgará licencias para ampliar, mejorar y reformar edificios que estaban fuera de ordenación. Así lo aprobó ayer el pleno municipal al estimar parte de las alegaciones presentadas durante el proceso de aprobación provisional de la modificación de las normas urbanísticas del PGOU de 1986, trámite que impulsaron ayer PP, PSOE y OSP en el pleno de noviembre.

Asimismo, se concederán permisos de obra en suelos en los que no actualmente no hay ordenación mediante un Proyecto de Obra de Urbanización (POU) simple. Por otra parte, se autorizará el uso de hostelería en la primera planta de las viviendas del casco antiguo y se permitirá que los establecimientos hoteleros puedan ampliar sus instalaciones con parcelas colindantes aunque éstas no tengan uso hotelero.

La aprobación provisional de la modificación del PGOU, contra la que IU y Costa del Sol Sí Puede (CSSP) votaron en contra, permitió resolver 181 alegaciones presentadas por 78 personas físicas o jurídicas, entre ellas algunas formaciones políticas.

Del total de alegaciones, 81 se informaron de forma desfavorable por parte de los servicios jurídicos y técnicos municipales; 43 recibieron la aprobación; 36 se estimaron parcialmente favorables; 15 se dictaminaron como improcedentes; y 6 se presentaron fuera de plazo.

Tras su aprobación provisional, la documentación se elevará a la Delegación de Medio Ambiente para que emita un informe preceptivo. Posteriormente, el expediente de la modificación de las normas urbanísticas del PGOU de 1986, que entró en vigor tras la sentencia de finales de 2015 en la que el Tribunal Supremo anulaba el Plan General de 2010, volverá al Pleno para que la corporación lo apruebe de forma definitiva y entre en vigor.

La modificación de las normas urbanísticas del PGOU de 1986 es, para el equipo de gobierno, una de las medidas más importantes para dotar de seguridad al urbanismo, junto al texto refundido del Plan, ya aprobado, y la adaptación del propio planeamiento a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía, en fase de tramitación.

IU y CSSP justificaron su voto en contra alegando que la medida favorecerá a las grandes superficies en detrimento de los pequeños comerciantes del casco antiguo y que conllevará un incremento de alquileres para residentes de la zona.

PP y OSP aprobaron también incorporar al planeamiento urbanístico los suelos urbanos consolidados declarados así por sentencia firme, declaraciones administrativas, actos propios, acuerdos en Pleno o por la Junta de Gobierno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine