Columna del lector

A la Hermandad de María Santísima de la Estrella

08.04.2015 | 05:00

Tras 35 años portando sobre mis hombros a mi Estrella, mi devoción, honor y dignidad no son negociables. El día de la procesión fui objeto de un escarnio al situar en mi puesto al hijo de un mayordomo de trono por orden y mandato del mismo. Además, fue con premeditación y alevosía pues me enteré de tal despropósito por casualidad 15 minutos antes de la salida. Debido a eso doy por finalizada mi relación con la hermandad; me han quitado portar a mi Virgen, pero jamás podrán quitarme llevar a María Santísima de la Estrella en mi corazón. La ausencia de tacto, sensibilidad y ética hacia personas que lo han dado todo por la cofradía es la moneda que recibo a cambio. Asuntos como éste, es decir, anteponer criterios familiares, de favores recibidos u otros intereses personales prevaleciendo ante valores como la antigüedad, méritos, lealtad y sacrificio, ofrecen una imagen de podredumbre y miserias humanas que convierten a colectivos en ámbitos deleznables, ruines y pretenciosos. Ojalá decisiones futuras que sean delicadas y sensibles se tomen atendiendo a la objetividad, coherencia e integridad sin menoscabo de los sentimientos y valores personales. No obstante, la responsabilidad recae en la persona de máximo rango (hermano mayor), que delega estas funciones en personas sin escrúpulos o carentes de sentimientos al permitir estas tropelías como norma general de proceder. Viva María Santísima de la Estrella y nuestro padre Jesús de la Humillación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

ROBERTO MORALES

Las claves del derbi

El Real Madrid, tras el empate del Wanda Metropolitano, complica aún más las...

 
 

PEDRO DE SILVA

Una de miedo, para empezar la semana

¿Será posible que (como he leído) el pueblecito inglés en que Isabel...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

Nuevo arte malagueño

El devenir de las autonomías está desembocando en una parcelación de todas las actividades, con...

 
 

PEDRO J. MARÍN GALIANO

La calle de las bragas

Pues eso. Que así, de repente, sin saber muy bien cómo se inició esta...

 
 

Morir de éxito

Lo dijo un ingeniero en una reciente rueda de prensa y yo lo suscribo: en las altas esferas de...

 
 

ÁNXEL VENCE

¡Qué vuelven los rusos!

Los rusos, que están en todas partes como el demonio, han alistado un ejército invisible de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine