El ruido y la furia

Vigilantes de museo

17.04.2015 | 05:00

La cosa más sorprendente que me ha pasado en un museo fue hace unos años, una mañana de julio en que París ardía en un calor para el que no tiene costumbre. El Musée d´Orsay me pareció aquel día más acogedor que nunca, como si su vieja alma de estación de trenes no hubiese perdido la costumbre de dejar correr el viento. Era fresco y limpio y amable aquel museo como suelen serlo los lugares civilizados, y por allí andaba yo vagando como quien sueña, absorto y despreocupado, cuando recalé en una sala delicadamente colmada de asombros. Ante las Danseuses Bleues de Edgar Degas empecé a entender la dulzura. Y de repente una voz, como un gruñido: «¿te imaginas cuánto vale todo lo que hay aquí?».

Jamás, al entrar en un museo, me pregunté cuánto dinero habría costado llenarlo. Sí, muchas veces, cuánto talento había sido necesario acumular. Seguramente ahí está la diferencia, en que unas personas ven valor y otras simplemente precio. Y probablemente sean estas últimas, las que nada más ven el precio de las cosas, quienes han determinado que los vigilantes de sala de los recién inaugurados Centro Pompidou y Museo Estatal de Arte Ruso cobren un mísero salario bruto de cinco euros la hora, que con los descuentos correspondientes no alcanza ni para tomarse un café en el bar del propio museo.

Muchas veces, he de confesarlo, he sentido envidia de algunos vigilantes de museo. Se me ocurren muchísimas cosas peores en las que emplear mi tiempo que pasarlo en aquella sala de la National Gallery de Londres donde sufrí un ataque agudo del «Síndrome de Stendahl» al darme de bruces con siete Van Gogh, o ante la Puerta del Mercado de Mileto en el berlinés Museo de Pérgamo. Siempre pensé que hacer aquel trabajo era una suerte, no un modo severo de esclavitud. Pagar cinco euros brutos la hora (menos de seiscientos sesenta euros mensuales brutos) a personas a quienes se exige un nivel cultural alto, conocimientos de al menos dos idiomas extranjeros, uno de ellos necesariamente el inglés, y estudios de turismo o historia del arte, debería avergonzar a alguien, al menos a quien decidió invertir ocho millones de euros anuales en el mantenimiento y explotación de estos dos centros y luego se olvidó de que quienes los vigilan y los cuidan tienen que comer.

Así están las cosas en el mundo. Mandan los del precio y para ellos el capital humano es barato, simple calderilla que manejar con soltura. En el arte siempre hubo mucha miseria y finalmente ha acabado habiendo mucho miserable, lo cual no es más que la consecuencia lógica de permitir que maneje material sensible gente con unas manazas hechas nada más que para contar monedas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Colarse en el metro

Algunos paisanos se pasan por el torno lo de que hay que pagar billete. El suburbano lo explica...

 
 

CARLOS PÉREZ ARIZA

Sequía total

La lluvia ausente se hace perenne, pero el pulso político está en otros menesteres menos...

 
 

DANIEL PÉREZ MORALES*

Amputar el metro

En nuestra ciudad se está coartando el progreso debido a la actitud irresponsable y partidista...

 
 

ADRIANA MARTÍN

Los valores del deporte

Que el deporte es una herramienta para educar en valores es innegable. Que además el...

 
 

HORACIO EICHELBAUM

Me duele la cabeza

Los periodistas deberíamos llevar un termostato para cuando desprendemos demasiado calor en los...

 
 

JUAN CARLOS BONILLA

Lujos

No sé si recordarán esto. Mick Dugan: «Estás preciosa». Tess McGill: «!Ya, pero me gustaría un...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine