En corto

Ahora la tormenta está encima

11.11.2015 | 01:22

Acerca de la invasión de la metalurgia china, con la consiguiente caída de precios y el riesgo de ajustes y cierres en Europa, se habla poco de dumping laboral, y se prefiere hablar del financiero (ayudas más o menos encubiertas de la República China). La razón es que el dumping laboral de China, y en general del Extremo Oriente, es el que permite competir a Occidente al proporcionarle las manufacturas de su comercio textil y los componentes industriales o tecnológicos de bajo coste, de paso que le ayuda desarmar a los sindicatos y comprimir costes laborales en casa. Así de hipócrita anda el asunto. El comunismo chino sobreexplota a sus trabajadores, pues no hay patrón más duro que el comunista, y empresas y consumidores de Occidente se benefician de esa explotación desde hace décadas. Ahora, cuando truena sobre la metalurgia europea, puede ser ya tarde para acordarse de Santa Bárbara.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine