Cien líneas

El tercer hombre

14.09.2016 | 05:00

No, no era solo una cuestión de rumores malintencionados. La salud de Hillary Clinton está en veremos. Y como además su carrera política es un sinfín de mentiras, trucos, cuentos y trapisondas resulta razonable suponer que es peor de lo que pinta y se sabe. El universo mediático está de su parte, y cómo, y aún así le va a costar Dios y ayuda llegar a las elecciones de noviembre con aseadas probabilidades de triunfo. Y es que a los problemas de salud se suman materias propias del FBI. EEUU no es un paraíso pero allí reina una considerable separación de poderes y no digo más. Toma paradoja: el factor más poderoso para las opciones de la política demócrata es Donald Trump. Si gana, apaga y vámonos. Pero no por lo que dice el agitprop progre sino porque es un ultra proteccionista, enemigo del libre mercado. Exactamente igual que Pablo Iglesias II eso sí, con vitola de derechas. De triunfar Trump y aunque rematase solo la mitad de sus proyectos estaríamos ante una tragedia de alcance planetario.

Quiero decir que va a ganar Clinton sea como sea y ahí incluyo muchas más mentiras aún de las hasta ahora propaladas por ella y su entorno y sumo, asimismo, su formidable brazo propagandístico y yo qué se cuantas cosas más.

Ganará pero apenas gobernará. Tendrán –tendremos– como nuevo presidente de los EEUU de facto o de hecho y en poco tiempo, a Tim Kaine, políticamente correcto, abogado por Harvard, católico comprometido, misionero jesuita, de extrema sensibilidad social... un Kennedy sin Marilyn ni millones. El mejor de los tres.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine