Cartas al director

19.09.2016 | 05:00

¿Bilingüismo en Gibraltar?
En Gibraltar, según parece, el idioma oficial, por escrito, es el inglés de tal forma que es imprescindible conocerlo para enterarse de las normas vigentes. Si un español, ignorante del inglés, se descuida, puede ser sancionado sin esperarlo. No puede haber más descortesía que en un lugar, precisamente por estar en territorio español, donde todo el mundo entiende la lengua de Cervantes, resulta que la misma, por motivos políticos, no aparece por escrito en los anuncios públicos. O sea, que a los visitantes se les da a entender que sus respectivos idiomas son inferiores.

En España, a ningún turista se le exige saber español y un establecimiento que no cuente con un libro de reclamaciones en las que éstas figuren en inglés se puede meter en un lío y ser calificado de tercermundista para arriba. En el trato de los ciudadanos españoles con la Colonia, es preciso actuar con mayor amor propio que con el que se viene tratando hasta la fecha, razón por la cual vienen abusando de nosotros secularmente. ¡Gibraltar, español!
Antonio Romero Ortega
Málaga

Ideología de género en revisión
Recientemente, ha salido publicado un informe titulado Sexualidad y género. Hallazgos de las ciencias biológicas, psicológicas y sociales editado por The New Atlantis. Los autores del estudio son dos importantes científicos. Se trata del doctor Lawrence S. Mayer, profesor del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Johns Hopkins, y el doctor Paul R. McHug, que estudio en Harvard y en la actualidad está considerado el más importante psiquiatra norteamericano de los últimos cincuenta años. Este informe es sobre ciencia y medicina y contiene más de quinientas investigaciones científicas recientes sobre la orientación sexual, la correlación entre orientación sexual y salud mental y la naturaleza y problemática de la identificación transgénero. Las conclusiones del estudio son demoledoras para la ideología de género: «No hay pruebas científicas de una base biológica de la homosexualidad ni de su invariabilidad, tampoco las hay de que el estrés social sea la causa principal de que la población homosexual y transgénero tenga un mayor riesgo de problemas de salud mental e índices de suicidio, desaconsejan los tratamientos transgénero en menores por la evolución en el tiempo de la percepción del niño o adolescente sobre su género. Es una iniquidad creer que todos los niños que tienen en algún momento de su desarrollo pensamientos o comportamientos atípicos sobre el género, particularmente antes de la pubertad, deben ser animados a ser transgénero». Hace sólo unos días que en la CNN en Español, dos extransexuales han querido denunciar las contradicciones y absurdos del cambio de sexo y que se aplique este proceso a niños, usados, dicen, «como ratones de laboratorio».
Plácido Cabrera Ibáñez
Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine