El palique

Cenorrios de empresa

La hostelería malagueña detecta un aumento en el número de reservas para cenas navideñas de empresa

24.11.2016 | 00:53

La hostelería malagueña constata un aumento en el número de las reservas para las comidas y cenas de empresa. También un adelanto. Este año están siendo ya. No dejes para diciembre lo que puedas hacer en noviembre.

Comidas navideñas de empresa en estas fechas. De hecho, no es descartable que usted misma esté leyendo esta columna con algo de resaca, luego de unas copitas con el jefe regional de ventas y la directora de márketing ferolítico, tan seriotes siempre salvo cuando le da al gin tónic. Quién iba a decirnos que sabían contorsionarse así con lo estirados que son. Así de bien sobre todo cuando suena Camilo Sesto, que es muy de sonar en locales de cuarentones, a media tarde, cuando la competitividad laboral y las jerarquías se difuminan a golpe de chupito.

No se olvide de que cuando el director de recursos humanos pide al pincha que ponga algo de Rafaella Carrá es el momento de hacerse un selfie con él y esgrimirlo el lunes siguiente para pedir una mejora laboral. Desde la camaradería, obviamente, que para hacer bien el amor hay que venir al sur y lo importante es que lo hagas con quién quieras tú. Y eso sin olvidar que tenía una mujer, qué dolor, qué dolor, dentro de un armario.

Este año parece que hay más alegría, menos crisis, más ganas de rozarse. O incluso más paz laboral. Ya es Navidad. De hecho, hoy encienden el alumbrado en Málaga. El otro día me preguntó el alfiler que cuál era el momento mejor para venir a ver ese lucerío espectacular que han montado en la calle Larios, pero le dije que no cabía. Tal vez decida irse entonces a la cena de empresa de los alfileres, que tienen la suerte de poder comer todo lo que quieran y no engordar. Aunque claro, para qué estar tan enjutos, si luego no caben en ningún sitio. En la cena de los alfileres hay posibilidad de que te claven.

Los restaurantes se frotan las manos estos días, cuando en realidad tendrían que estar empleándolas en pelar gambas, hacer canapés, enfriar el cava y preparar centros de mesa con floripondios y peladillas, que siempre dan mucho ambiente.

En los ágapes de Navidad se confraterniza y se comen volovanes, cosas ambas que alguna gente sólo hace en estas fechas del año. La empresa que come unida permanece unida, aunque más deseable es que permanezca abierta. Las de analgésicos y bicarbonato se van a forrar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

GONZALO LEÓN

Los toros: actualización disponible

Opinar sobre las corridas de toros resulta un atrevimiento importante...

 
 

Gente en pelotas

Las entrevistas de verano son la mar de frescas. Pero a veces no se trata de desnudar al...

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Compasión

El nuevo director de los Mossos ha asegurado en un tuit que todos los españoles le dan pena

 
 

PEDRO DE SILVA

Esa patada a la bata de cola

Seguro que nadie de su entorno se lo dice, porque en el poder así son...

 
 

JUAN GAITÁN

El viaje

El turista parece impelido por una ansiedad casi grosera que le lleva a querer poseer en lugar...

 
 

DANIEL CAPÓ

No ser rebaño

Volver a los grandes libros, objetivo básico de una reforma educativa digna de ese nombre

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine