En corto

Semidemocracias

10.12.2016 | 16:53

Los peor para ser profeta es plantearse serlo. Con eso ya tiene uno el fracaso asegurado. Toda la izquierda mundial, historicista por naturaleza, detestó a Fukuyama cuando hizo aquel vaticinio del "final de la historia" (1992), según el cual tras la democracia liberal ya no habría nada más. La izquierda, desde Marx, siempre ha sido profética, y en concreto de la profecía de los vientos de la historia hacia el sol de la libertad. Bueno, pues ni uno ni otros profetas, ahora vamos entrando, pasito a pasito (y alguna zancada Trump), en la era de las semidemocracias, con espinazo autoritario pero elecciones y libertades hasta cierto punto. Eso es Putin, eso es Erdogán, eso es el Irán de los nuevos ayatolás, eso intentará ser, si alguien no le corta el paso, el mismo Trump. Lo digo así, en tono profético, para asegurarme el fracaso, pero no estoy muy seguro (con lo cual puede cumplirse).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine