La fiesta del ciclismo se vive cada día desde la salida

En cada zona del Punto de Encuentro, un sinfín de estands amenizan la espera a los seguidores de la Vuelta

24.08.2015 | 01:50
El vehículo de Carrefour para vivir la etapa desde dentro.

Durante la Vuelta, cada localidad en la que se realiza el punto de salida de la carrera se convierte durante toda la mañana en una fiesta para los amantes de las dos ruedas.

Hasta el momento justo en el que los corredores se sitúan en la línea de salida y comienzan a pedalear, pequeños y mayores tienen a su disposición una gran variedad de actividades con las que entretenerse y comer algo. La mayoría de ellas, como no podía ser de otra manera, están relacionadas con el ciclismo.

En la explanada en la que se organiza el Punto de Encuentro de cada salida de la Vuelta, los diferentes patrocinadores de la competición montan múltiples puestecillos para darse a conocer entre el público ciclista.

Desde degustaciones de productos ibéricos de Burgos o vino Barbadillo de Cádiz a sorteos de cestas de alimentos o de maillots, además de un enorme estand de fruta fresca patrocinado por Carrefour que, además de sobre dos ruedas, hizo que la mañana de domingo comenzase con energía.

El tiempo acompañaba. Los días de exagerado calor de Málaga quedaron atrás y familias enteras pasaron la mañana dominical expectantes por el inicio de la carrera. Vecinos de Alhaurín de la Torre y visitantes foráneos se encontraron emocionados porque, no solo verían pasar la Vuelta por delante de sus ojos, sino que la segunda etapa se había convertido en la primera puntuable de la competición, hecho que aportaba un extra de excitación a los asistentes.

Todos los que pasaron por el Punto de Encuentro de la Vuelta encontraron un lugar muy bien ambientado con música, speakers y hasta exhibiciones deportivas. Ayer, en Alhaurín de la Torre, el campeón de España de triatlón hizo una demostración de su valía dando saltos y subiendo escalones montado en una bicicleta que carecía de sillín. Otra curiosidad de esta peculiar «fan zone» ciclista era un fotomatón en el que se hacía un montaje para que los visitantes al estand se hicieran una foto simulando estar a la cabeza del pelotón.

Esta escena se repetía en muchos de los pueblos por los que pasaba la Vuelta. Concretamente, en Coín, algunos patrocinadores oficiales también habían colocado sus estands en la plaza principal del municipio y, además, habían instalando una pantalla gigante para que los vecinos pudiesen disfrutar de la carrera una vez dejase atrás sus calles.

Durante tres días, Málaga ha sido el escaparate del mejor ciclismo a nivel internacional. Hoy, en la tercera etapa, la prueba irá desde la Mijas hasta Málaga capital. Es una pena, pero mañana, que la salida es desde Estepona, será la última etapa en tierras malagueñas.
La resaca de Feria se marcha sobre ruedas. Ahora, los ciclistas en vez de por sus calles, se tendrán que colar en sus salones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine