Perfil

El 'pegamento' del judo

Su padre Salvador practicaba judo y su hermano Luis, cinturón marrón, también lo hace

19.12.2015 | 10:49
Con su amiga y compañera Patri.

Paula Vadillo Tejada llegó al grupo de entrenamiento de Miguel Arias cuando era muy pequeña. Arias, delegado de la Federación Andaluza en Málaga desde que tenía 18 años, era amigo y compañero del padre de Paula, Salvador Vadillo. Y, desde pequeña, destacó. En categoría de menos de 52 kilos conquistó títulos andaluces y se hizo un hueco en el equipo nacional, siendo ya cinturón negro. Entrenaba en el Guadaljaire, con un grupo de otras 10 chicas, todas cinturón negro. Un caso especial y al que ella aportaba su sensacional calidad humana. Cuenta su entrenador, Miguel Arias, que a todas las niñas ha tenido, por unos motivos u otros, que echar alguna bronca. A todas menos a Paula, que tenía un corazón generoso y una simpatía arrolladora.

La judoca era el nexo de unión de ese grupo, siempre junto a su inseparable amiga Patricia Robles, actual número uno de su categoría en el ránking nacional y candidata a disputar el próximo Europeo, Paula era el «pegamento» que unía los siempre complicados caracteres de chicas de apenas 16 años, en plena competición y al máximo de exigencias.

Amigable y muy afable, cuando dejó el tatami por su enfermedad hace más de un año, el judo malagueño se volcó con ella y las preguntas sobre su evolución iban para su padre y para su hermano Luis, que también practica judo y es ya cinturón marrón.

El pasado 27 de noviembre, hace menos de un mes, un tumor cerebral se la llevó de este mundo, con sólo 19 años y aún mucho por descubrir, en su vida y en el judo. El cielo ha ganado para siempre una sonrisa perenne.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine