Manresa, para ahogar las penas

El Unicaja visita al antepenúltimo de la tabla con la obligación de no fallar para seguir en la lucha por ser cabeza de serie para la Copa del Rey

04.01.2014 | 05:00
Los jugadores cajistas se retiran apesadumbrados, tras caer ante el Laboral Kutxa en el estreno de la segunda fase de la Euroliga.
Los jugadores cajistas se retiran apesadumbrados, tras caer ante el Laboral Kutxa en el estreno de la segunda fase de la Euroliga.

Sólo vale ganar hoy en Manresa. Para seguir en la parte noble de la clasificación de la Liga Endesa y para cerrar la boca de todos esos agoreros que ya hablan/hablamos de que este año quizás tampoco sea el de la resurrección de un equipo que, metidos ya en enero de 2014, ni arranca ni evoluciona ni tiene mucha pinta de mejorar a corto plazo.

Nunca un partido llegó en mejor momento. Después de las malas sensaciones del jueves contra el Baskonia, lo ideal es volver a jugar lo antes posible. Pues dicho y hecho. Sólo 48 horas después de la debacle en el estreno europeo del Top 16, los chicos de Plaza se vuelven a vestir de corto para intentar quitarse de encima ese mal rato con una nueva entrega de la Liga Endesa.

Y lo mejor es que el partido no es ni contra el Real Madrid ni contra el Barça ni contra el Valencia ni siquiera contra el Obradoiro. Es en el Nou Congost de Manresa, ante el antepenúltimo de la clasificación. Un escenario y un rival que ni pintado para respirar y poder encarar las próximas citas de las dos competiciones con mejor talante.

No es cuestión de menospreciar al rival, un histórico del básket español (por otra parte). Es que los manresanos viven un momento de zozobra y los cambios en su plantilla son cuestión de horas. Es más, salvo giro radical de las cosas, hoy jugarán su último partido con la camiseta manresana tanto Josh Asselin como su base americano, Dominic Waters. Los dos están sentenciados. Y ellos lo saben. Waters ha sido titular siempre durante esta temporada. Pero hoy quizás hasta empiece en el banquillo porque la paciencia de su técnico, Borja Comenge, con él, está agotada. Lo de Asselin es un problema de edad. Ya no puede pelearse con las moles que hay en la Liga Endesa más jóvenes, más rápidos y con más recursos que él. En Manresa lo adoran, es el capitán del equipo, pero sus horas también están contadas.

El Unicaja viajó ayer temprano a Barcelona, para después desplazarse por carretera hasta Manresa. Joan Plaza se llevó a sus 13 profesionales, con los que tuvo una sesión de entrenamiento por la tarde-noche en el escenario en el que hoy se jugará el partido, el Nou Congost manresano.

Habrá que ver cómo está el aspecto anímico de la plantilla verde. Es evidente que el Unicaja es muy superior a su rival de esta noche. Pero por el escudo o por tener más ceros en tu cuenta corriente no se le gana a nadie. Hay que sudar y demostrar sobre el parqué quién es quién. ¿Está el Unicaja preparado para demostrarlo hoy ante La Bruixa D´or?... Ojalá sea que sí.

En juego está una victoria importantísima en esa carrera que el equipo ha iniciado camino del sorteo de la Copa del Rey. Hay que quedar entre los cuatro primeros al alcanzar la jornada 17. Detrás del Real Madrid y el Valencia optan a esas tercera y cuarta plaza el Barcelona, el Herbalife Gran Canaria y el Unicaja (también está ahí el Iberostar Tenerife). Quedan solo 4 jornadas y catalanes y gran canarios suman un triunfo más. Pero ojo a esta jornada con la visita del Barça a Vitoria y con el viaje de los amarillos a Fuenlabrada. Además hay un Unicaja-Herbalife en un par de semanas que suena a batalla final.

La verdad es que el pemio de estar en el bombo de los favoritos en el sorteo es tan grande que merece la pena sufrir. Por eso hoy hay que ganar. Por lo civil o por lo otro.

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine