Los santos patronos de Nerja, San Miguel Arcángel y Nuestra Señora de las Angustias, volvieron a procesionar el pasado domingo por las calles del municipio, después de años sin poder hacerlo como consecuencia de la pandemia.

El santo salió desde la Iglesia de El Salvador y la virgen desde la Ermita que lleva su nombre. El momento más emotivo tuvo lugar cuando se encontraron en la confluencia entre las calles Pintada y la Cruz para continuar juntos el recorrido de regreso a la Iglesia de El Salvador.

Al acto asistieron el alcalde de Nerja, José Alberto Armijo, la concejala de Fiesta Mayor, Elena Gálvez, la concejala de Cultura, Gema Laguna, y el Hermano Mayor de la Hermandad y Cofradía Nuestra Señora de las Angustias y San Miguel Arcángel, Francisco José Martín, junto a miembros de la Corporación municipal, los hermanos mayores de las Cofradías nerjeñas, y autoridades, que acompañaron a los patronos.

"Es un día grande para los nerjeños, especialmente para los devotos de la Virgen de las Angustias y de San Miguel", dijo Armijo, quien felicitó al Hermano Mayor de la Hermandad y Cofradía y a sus miembros por la importante labor que vienen desarrollando y le reiteró su compromiso municipal de seguir trabajando conjuntamente.

Finalizada la procesión se ofició una santa misa en honor a los patronos de Nerja en la Iglesia de El Salvador, que contó con la Coral Alminares. De esta manera han concluido los actos religiosos programados en honor a los patronos que se iniciaron a finales del pasado mes de septiembre con los triduo en honor a San Miguel Arcángel, que se celebró en la Iglesia que lleva su nombre en la plaza de Andalucía, y a Nuestra Señora de las Angustias en su Ermita.