La familia Acha, propietaria de Añoreta Golf, ha adquirido el histórico hotel Elimar de Rincón de la Victoria, con el que lanza su división hotelera, bajo la marca FAY Hotels Group, en memoria del fundador del grupo empresarial, Felipe Acha Yagüe.

Situado en primera línea de playa, la idea de los herederos de Felipe Acha es remodelar íntegramente el hotel de tres estrellas, para subirlo de categoría, en el que sería el tercer hotel de cuatro estrellas del municipio, y que pasará a llamarse FAY Victoria Beach.

Actualmente el hotel dispone de 78 habitaciones pero la intención de la familia Acha es remodelar los dos edificios de que dispone para renovar todas las habitaciones y ampliarlas hasta un centenar, con una inversión en torno a tres millones de euros.

Las obras que se van a iniciar en breve durarán aproximadamente un año pero se acometerán parcialmente de manera que se pueda seguir prestando servicio a lo huéspedes, según explica el consejero delegado del grupo, Ángel Acha.

La idea es renovar por completo las instalaciones y ampliar los servicios del hotel, desde el hall hasta las habitaciones mejorando de manera sustancial la oferta gastronómica, bajo la dirección de German Bautista y crear un beach club y ampliar los servicios wellness relacionados con el deporte y la salud.

El objetivo es ampliar y completar la experiencia de los deportistas que acuden a las instalaciones de Añoreta Golf, con el que la vinculación será obviamente estrecha, ya que el hotel está ubicado en primera línea de playa y a tan sólo cinco minutos del campo de golf lo que permitirá a la familia Acha desarrollar un proyecto turístico deportivo.

Fundado por Felipe Acha Yagüe, Añoreta Golf, ahora Añoreta Resort, cuenta con el primer campo de golf construido en la Axarquía, un campo de 18 hoyos y par 72, diseñado en 1990 por uno de los mejores golfistas españoles, José María Cañizares, con todo tipo de servicios. La oferta deportiva se completa con un centro internacional de perfeccionamiento, CIA Golf, y un club de pádel.

El Resort lo completan 8 suites exclusivas para disfrutar de un fin de semana en pareja o con la familia, con descuentos en Green Fees, y paquetes de alojamiento con golf incluido. La experiencia se completa con actividades de ocio y una variada oferta gastronómica compuesta por la novedosa Bendita Catalina y Tenderete.

El grupo tiene una plantilla de unas 70 personas que llegará al centenar con la adquisición del hotel Elimar. De esta manera, la familia Acha continúa el legado iniciado por el empresario Felipe Acha Yagüe, fallecido hace ahora un año. "Nosotros continuamos con su labor, seguimos apostando por el Rincón de la Victoria, por Málaga, haciendo proyectos diferentes e intentando dejar nuestra huella", explica Ángel Acha.

El empresario afirma que para despegar turísticamente igual que la Costa del Sol Occidental, Rincón de la Victoria, necesita "primero creer que es posible; apostar por la calidad, lo que implica apostar por inversiones público-privadas; mejorar esa conexión público-privada. No podemos esperar que todo proceda de lo que propongan las administraciones sino que hace falta iniciativa de la inversión privada para pasar de un destino únicamente de verano a ser un destino turístico de calidad los doce meses del año".

Para Acha, Rincón de la Victoria debe mantener su reclamo como destino turístico deportivo y familiar, y llevar su propuesta a todos los rincones de Europa.