El camarero José Antonio López Espínola, responsable de la cafetería Espínola situada en el mercado minorista de Torre del Mar, en Vélez-Málaga , salvó el pasado miércoles la vida a un hombre de 70 años gracias al uso de un desfibrilador situado en las inmediaciones del establecimiento.

López Espínola, ante el revuelo que se generó justo enfrente de su negocio, se aproximó al lugar e hizo uso del desfibrilador situado en las instalaciones del Centro de Día, gracias a haber sido alumno de uno de los cursos que imparte el Servicio de Prevención del Ayuntamiento de Vélez-Málaga y tener los conocimientos necesarios para ello.

Desde el Servicio Municipal de Prevención han informado de que el formador que impartió el curso a José Antonio, Pedro Manuel Serrano, ha tenido la posibilidad de acudir este jueves a la cafetería para intercambiar impresiones y agradecerse mutuamente el buen resultado de la intervención.

Los hechos ocurrieron este miércoles 27 de julio en torno a las 12.50 horas en la calle del Río de Torre del Mar y, "gracias a la valentía y pronta intervención" de José Antonio López y a las maniobras de Reanimación Cardio Pulmonar que había aprendido en el curso y que le practicó, el paciente fue reanimado siendo necesario para ello aplicarle dos descargas con el desfibrilador.

Tras ello fue inmediatamente trasladado al centro hospitalario provincial de referencia, el hospital comarcal de la Axarquía, en Vélez-Málaga, "gracias también a la rápida actuación de los servicios sanitarios".

Los desfibriladores de los que dispone Vélez-Málaga son de un modelo denominado Zoll AED3, de última generación y de los más innovadores del mercado, y precisamente uno de ellos pudo determinar en este caso el estado de parada cardíaca de la persona desvanecida.

Las paradas cardiorrespiratorias se encuentran entre las principales causas de muerte en España. El uso de desfibrilador durante los primeros cinco minutos, que es cuando comienza a producirse el daño cerebral, aumenta en un 60% las probabilidades de supervivencia, han indicado desde el Ayuntamiento veleño.

Vélez-Málaga es una de las ciudades españolas más cardioprotegidas y dispone de desfibriladores en todas las instalaciones públicas del término municipal ofreciendo, además, formación en este sentido a empleados municipales y empresas locales asociadas

El municipio cuenta actualmente con alrededor de 70 desfibriladores distribuidos en colegios, centros deportivos, bibliotecas, mercados municipales, coches de policía, Casa Consistorial, museos, protección civil, servicios sociales, etcétera, "por lo que es de vital importancia tener al personal formado".