Blog 
Pequeñas cosas cotidianas
RSS - Blog de Carmen Donate González

El autor

Blog Pequeñas cosas cotidianas - Carmen Donate González

Carmen Donate González

Soy ama de casa de mediana edad, una especie en peligro de extinción.

Sobre este blog de Málaga

Reflexiones sobre las pequeñas cosas que me llaman la atención a lo largo del día.


Archivo

  • 23
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     

    España va bien.

     

         España va bien, de maravilla, nos dicen nuestros políticos. Pero, debe terminar, igual que antaño, en Despeñaperros, en mi tierra esa abundancia no se advierte.

       En ese inmenso bar que parece haberse convertido el centro de la ciudad, muchas de las mesas –incluso en fines de semana-, permanecen vacías y apenas hay compradores en los pequeños comercios, ni en los de alimentos siquiera.

         Curiosamente, al querer adquirir algo, a veces no es posible, no les será servido a tiempo de atender nuestras demandas, parece que los pequeños comercios no tienen que lidiar solo con las grandes superficies, con horarios imposibles para ellos y con los nuevos hábitos de consumo, puede que los distribuidores también contribuyan a su desaparición.

        Digo lo anterior porque tras encargar hace ya bastantes días, un libro, fui informada de que no lo tendré hasta después de las fiestas, sentí curiosidad al ver programadas algunas firmas, por su autor, de tal obra, seguro que en tales actos no faltará. Y busqué por Internet, lo puedo tener sin ningún problema en un par de días y por medio de más de una página. Pero prefiero dominar mi impaciencia por su lectura y seguir siendo fiel a mi librería de barrio de toda la vida, la que me ha resuelto siempre los problemas mientras mis hijos estuvieron, pequeños, escolarizados y aquel libro o cuadernillo nunca acababa de llegar, la que se molesta en buscar lo que preciso.

        Las ciudades del futuro serán lo que los que las habitamos queramos hacer de ellas, por si lo que viene es lo que nos cuentan en algunos programas, de algunas de países bien desarrollados, en que solo se puede escoger entre dos grandes superficies para hacer la compra, con precios pactados, muy similares, me alegra poder acudir aún a un pequeño comercio, por si acaso y mientras los disfrutamos:

        ¡Tranquilas, amables y felices fiestas!

      

     

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook