La Policía Nacional ha detenido en Manilva a un fugado de prisión tras presuntamente amenazar de muerte a su expareja sentimental y quebrantar una orden de alejamiento y de prohibición de comunicación que tenía vigente respecto a la víctima. El prófugo, que sumaba cuatro reclamaciones judiciales por diferentes causas, provocó una persecución de 27 kilómetros, primero en motocicleta y luego a pie por una zona de matorral, siendo localizado en una urbanización del municipio. Además, los agentes han detenido a un amigo del principal investigado por amenazas graves a la perjudicada y a otro varón por un delito de resistencia y desobediencia, al intentar dificultar la intervención policial.

Los hechos tuvieron lugar la semana pasada cuando una vecina de Estepona informó al CIMACC 091 de que su expareja sentimental la había amenazado de muerte por teléfono. Según la víctima, el agresor se encontraba en las proximidades de su vivienda y le exigía la entrega de un coche de la propiedad de la familia de ella, quebrantando la orden de alejamiento y comunicación en vigor. En esas llamadas amenazantes habría participado otro hombre con acento de Europa del Este que resultó ser amigo del principal investigado.

Tras la denuncia, un dispositivo en el que participaron funcionarios de la UDEV, UFAM y del Grupo de Atención al Ciudadano de la Comisaría Local de Estepona logró detectar la presencia del hombre en las inmediaciones de su domicilio. El presunto responsable de los hechos iba en una motocicleta acompañado por el hombre que habría participado en las amenazas. Así se inició una persecución que se extendió hasta Manilva, donde las patrullas consiguieron cerrar el paso a la motocicleta en San Luis de Sabinillas. En este punto continuó su huida a pie por una zona de matorral, mientras que su acompañante sí fue arrestado por un presunto delito de amenazas.

Finalmente, tras 27 kilómetros de persecución, el sospechoso fue localizado en la terraza de un inmueble de una urbanización de la zona. El hombre permanecía fugado de un centro penitenciario de la provincia de Jaén y además contaba con otras tres reclamaciones judiciales en vigor, dos de ellas para ingreso en prisión por delitos contra la salud pública y una tercera por un delito de malos tratos en el ámbito familiar. Junto a esta persona fue detenida una tercera persona por un delito de resistencia y desobediencia a los agentes, al intentar dificultar la intervención policial.

La motocicleta de gran cilindrada en la que viajaban dos de los arrestados carecía de seguro obligatorio y sobre la misma constaba una orden de embargo.