04 de febrero de 2017
04.02.2017
40 Años
40 Años
Música

Tenemos un gran problema

Una legión de músicos, encabezada por pesos pesados como los Rolling Stones, REM y Elton John, negó a Donald Trump el uso de sus obras durante la carrera electoral, pero al igual que ocurrió con los presidentes Reagan y Bush, el nuevo inquilino de la Casa Blanca tiene quien le cante

04.02.2017 | 05:00
Imagen promocional de Dead Kennedys.

En 1981 una banda notable del activismo punk y hardcore estadounidense, Dead Kennedys, advertía a lo suyos por cercanía, y al resto del mundo que quisiera escucharles, de una seria amenaza para el futuro del país con el cambio de turno en la Casa Blanca. We´ve Got a Bigger Problem Now (Tenemos un problema más grande ahora) era una incendiaria pieza que tenía como destinatario a Ronald Reagan, que un 20 de enero de 1989 recogía el poder para los republicanos dando el relevo al demócrata Jimmy Carter (1977-1981).

El tema en cuestión se incluía en el Ep In God We Trust, Inc. (Alternative Tentacles, 1981), título que ironizaba la leyenda de los billetes de dólar, con una portada con un Cristo cuyo crucifijo estaba armado por la moneda del país. Aquel misil en la línea de flotación del nuevo líder dejaba perlas como: «Soy el emperador Ronald Reagan/Nací otra vez con ansias fascistas/Sin embargo, tu me hiciste presidente».

Décadas después, el mensaje de Dead Kennedys, cuyo nombre les colocó en el punto de mira de la administración y de las distintas asociaciones puritanas del país por episodios de diversa índole, se antoja profética y de rabiosa actualidad, toda vez que otro republicano, Donald Trump es el nuevo inquilino del despacho oval. El alumbramiento del nuevo líder del país de las barras y estrellas ha estado acompañado de una notable banda sonora. Primero los artistas que le negaron, por razones obvias, el uso partidista de su música en la campaña electoral, que son numerosos; y otros tantos que una vez consumado el fin de la era Obama, han afilado el verbo y lo continuarán haciendo porque como bien cantaba el poeta, músico y precursor del rap Gil Scott-Heron en 1970 The revolution will not be televised (1970).

En la primer frente, los que vetaron a Trump por apropiarse de lo que no era suyo. Aquí están pesos pesados como Rolling Stones y REM; el propio Elton John por aquello de que no quería sonar en una campaña americana; o Aerosmith, Queen, a propósito de We are theChampions; e incluso la familia de George Harrison ante la tentación de que usara Here Comes The Sun. Neil Young no puede faltar entre los díscolos hacia el inquilino de la Casa Blanca. Ya lo hizo contra los Bush, padre e hijo, con Rockin In The Free World en el álbum Freedom (1989), y con Let´s Impeach thePresident, del disco Living with War (2006). Una para cada uno de los Bush. Y Trump, por desconocimiento o saber por qué, quiso usar la primera, a lo que el canadiense se negó. Adele, Brujería, Slipknot, Green Day –que repiten su arenga política ahora con Troubled Times, años después del álbum American Idiot (2006)–, Roger Waters, Arcade Fire,Madonna, y hasta U2, que en vista de cómo con Trump cambiaba la ecuación planetaria, decidieron aplazar el lanzamiento de su nuevo álbum de estudio Songs of Experience, que se comercializará a mediados de año, continuación de Songs of Innocence (2014), porque el asunto Trump es grave como para pasarlo por alto. Hay muchos más artistas que gritan en contra de Trump, fieles almensaje imprimido por Dead Kennedys. No falta el boss Bruce Springsteen en este contexto, que ha tenido sus filias y fobias con la Casa Blanca. Ahora carga contra Trump, y cabe recordar su simpatía hacia Obama en su primera campaña e incluso en los últimos díasde en el poder. Pero, se las vió con Reagan cuando este quiso utilizar Born in the USA (1984), canción y single del álbum homónimo –el séptimo de estudio–cuando aquel entendió en la letra una exaltación del patriotismo, cuando el de Nueva Jersey cantaba lo contrario. Y sin olvidar ejercicios de abrazo colectivo con The Rising (2002), el mensaje que le pedían sus seguidores tras los atentados del 11-S. Reagan, el actor presidente, fue inspiración, entre otros para Ramones, que le dedicaron Bonzo goes to Bitburg (1986) o DOA (Dead On Arrival), que le brindaron Fucked Up Ronnie (1982).

Pero, la canción como arma política en el caso de Estados Unidos es tan añeja como la historia del continente. De los Kennedys a Eminem, la segregación racial, la discriminación de sexos, y la deriva hacia un régimen con tintes de autoritario, obliga a mirar atrás hacia 1940, antes de que Dylan hiciera del folk la protesta por excelencia. La extraña fruta a la que cantaba Billie Holliday en Strange Fruit; Nina Simone con Missisipi Goddam; el I´m a Man, de Bo Didley; A Change isGonna Come, de Sam Cooke; oWhat´s Going On, de Marvin Gaye, son una pequeña muestras. Porque el panorama se presta a coger la guitarra que Woody Guthrie manejaba en 1941 con la leyenda «Esta máquinamata fascistas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ENSAYO Península publica 'Por compasión', conmovedora radiografía del sistema judicial y penitenciario norteamericano, de este abogado promotor de la Iniciativa por la Igualdad por Justicia
 

El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Fantasmas de la ciudad', de Aitor Romero Ortega 


ADEMÁS: Amy Liptrot: las islas como salvación | Viaje en pareja al corazón de los suecos | Resistir para vivir: la guerra lejos del frente Díaz Cortez: Un descenso a la realidad