04 de junio de 2017
04.06.2017
Toros

Los dos ´Cordobeses´ llenan la plaza y salen a hombros en Antequera

Julio Benítez y Manuel Díaz, herederos de Manuel Benítez, cumplieron con lo que se esperaba de ellos

04.06.2017 | 22:45
Los dos ´Cordobeses´ llenan la plaza y salen a hombros en Antequera
Los diestros Manuel Díaz "El Cordobés" (i) y Julio Benitez salen a hombros durante la corrida de la Feria Taurina de Antequera, donde compartieron cartel con el rejoneador Manuel Manzanares.

Los toros regresaron con fuerza a la Feria de Primavera de Antequera. La propuesta de la nueva empresa, el grupo Vientobravo, de unir en un mismo cartel a los dos hijos del V Califa de Córdoba con un rejoneador de dinastía como Manuel Manzanares, gozó con el respaldo del público que llenó los tendidos del coso. Una entrada que no se recordaba en muchos años. En un ambiente muy festivo, el aficionado acudió con ganas de pasarlo bien y, bajo ese prisma, se cumplieron los objetivos marcados. Evidentemente, no era un cartel para puristas.

Manuel Díaz estuvo toda la tarde animoso, dando al público lo que requería. No se lo puso sencillo el parado primero, con el que tuvo que ser él quien embistiera para sacar los pases de uno en uno. Tras sumar la primera oreja de la tarde después de una soberbia estocada, el quinto de la ganadería de Las Monjas le permitió gustarse con el capote, aunque duró poco y no quedó otra que realizar una faena encimista rubricada con el inconfundible salto de la rana. Media estocada fue suficiente para que rodara el burel y sumar otro trofeo a su cuenta particular.

En el caso de Julio Benítez sorprendió de salida en su primero con un recibo con una larga cambiada para seguir con verónicas a pies juntos y rematar con la media y una revolera. Como fue el sino del festejo, el toro fue noblón pero acusó su falta de fuerza y casta, por lo que su larga faena no pasó de voluntariosa; errando además en la suerte suprema. En el que cerraba plaza nuevamente se estiró a la verónica y tras una lidia desordenada, puso toda la carne en el asador en un inicio de rodillas que parecía diluirse hasta que fue cogido y la épica se hizo presente sobre el albero antequerano. Permaneció en el ruedo hasta terminar con él y pasear orgulloso las dos orejas que le permitían salir en volandas con su hermano.

Discreto toda la tarde anduvo Manzanares, que se encontró con un astado terciado para rejones y que ofreció gran colaboración. Su segundo fue un toro manso y rajado que se desentendió de las cabalgaduras e hizo inútil el esfuerzo realizado. En ambos, lo más destacado llegó con Sócrates en banderillas cortas. Fue silenciado en su lote.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ENSAYO Península publica 'Por compasión', conmovedora radiografía del sistema judicial y penitenciario norteamericano, de este abogado promotor de la Iniciativa por la Igualdad por Justicia
 

El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Fantasmas de la ciudad', de Aitor Romero Ortega 


ADEMÁS: Amy Liptrot: las islas como salvación | Viaje en pareja al corazón de los suecos | Resistir para vivir: la guerra lejos del frente Díaz Cortez: Un descenso a la realidad