28 de febrero de 2018
28.02.2018
Premios Oscars 2018

Así se crea un Oscar

Descubrimos cómo se fabrican las estatuillas que se repartirán a los ganadores este 4 de marzo

28.02.2018 | 13:46

Los Oscars de 2018 repartirán sonrisas y alegrías entre todos los premiados este próximo 4 de marzo. De todos los nominados de este año, sólo unos pocos se llevarán a casa el ansiado premio. Aunque sólo nos fijamos en ellas al salir a escena los premiados, estas estatuillas comienzan a fabricarse un par de meses antes.

Así se fabrica un Oscar

La aventura de los Oscars comienza con la fabricación de un molde de cera muy detallado. Este modelo se baña varias veces en una cerámica líquida, se cuece y se vierte en él el bronce fundido. Una vez enfriado, al sacarlo del molde se obtiene una versión sin pulir de la ansiada estatuilla. La base del galardón se fabrica con latón, una mezcla de cobre y zinc, se pule en un torno y se le da un acabado negro con níquel.

Con pulso firme el Oscar se lija y se pule a mano hasta conseguir sacar a relucir cada detalle. Finalmente, la estatuilla se baña en oro para lograr ese acabado tan brillante en el que el próximo domingo se reflejará la sonrisa de los ganadores de los Oscars 2018.

La base del galardón se fabrica con latón, una mezcla de cobre y zinc, se pule en un torno y se le da un acabado negro con níquel.

Si pensabas que los fabricantes de los Oscars conocen ya quienes serán los ganadores te equivocabas. Los nombres de los premiados no se colocan en hasta después de que reciben el premio. Esto significa que los creadores de las estatuillas deben preparar unos platillos con el nombre de todos los nominados para después poner sobre el Oscar el ganador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ENSAYO Península publica 'Por compasión', conmovedora radiografía del sistema judicial y penitenciario norteamericano, de este abogado promotor de la Iniciativa por la Igualdad por Justicia
 

El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Fantasmas de la ciudad', de Aitor Romero Ortega 


ADEMÁS: Amy Liptrot: las islas como salvación | Viaje en pareja al corazón de los suecos | Resistir para vivir: la guerra lejos del frente Díaz Cortez: Un descenso a la realidad