La Universidad de Málaga recupera el modelo bimodal de docencia a partir de este lunes, tal y como se estableció mediante una resolución del rector el pasado mes de marzo, en la que se preveía esta fecha siempre que los niveles de alerta sanitaria se mantuvieran estables y la situación sanitaria lo permitiera.

Así, vuelve la docencia bimodal en el modo en que comenzó este curso 2020-21, tras la interrupción del modelo en noviembre, cuando la Junta de Andalucía amplió las restricciones como consecuencia de la expansión de la pandemia, lo que ocasionó que las universidades andaluzas tuvieran que implantar la docencia virtual. En las últimas semanas éstas han recuperado de manera escalonada la enseñanza bimodal.

En la resolución del rector de la UMA emitida el 25 de marzo se establecía que «si se mantienen los niveles de alerta señalados, de acuerdo con las recomendaciones de las autoridades sanitarias, la Universidad debe volver a la normalidad».

«Entendiendo por ello -continúa- la recuperación de las previsiones establecidas al inicio del curso académico, aplicando el acuerdo adoptado por el Consejo de Gobierno de implantación de un sistema bimodal en la enseñanza y formación universitaria, que permita conciliar la presencialidad de los estudiantes en las aulas y del profesorado y el PAS en sus puestos de trabajo con la seguridad y la prevención necesarias en materia de salud, para dar certidumbre a la comunidad universitaria».

La docencia bimodal, que combina grupos de alumnos presenciales y en línea, se llevará a cabo siguiendo el protocolo Covid de la Universidad de Málaga, con las medidas de seguridad e higiene previstas en el mismo.

En relación con la docencia y evaluación de los alumnos, la vuelta a la presencialidad supone, por una parte, volver al sistema bimodal de organización de las enseñanzas.

Por otro, llevar a cabo el proceso de evaluación de acuerdo con lo previsto en las guías docentes elaboradas por cada asignatura, debiendo adoptarse por parte de los centros las medidas necesarias para reorganizar los exámenes de forma presencial, y, en su caso, autorizando el cambio de las pruebas de evaluación presencial a no presencial cuando proceda.

Asimismo, en relación con las prácticas externas presenciales se autorizan en todas las entidades públicas y privadas en las que se hubiera previsto, de acuerdo con los convenios de colaboración educativa suscritos por la Universidad.