08 de julio de 2010
08.07.2010

El SAS deriva los casos de aborto en Málaga a dos clínicas privadas

La sanidad andaluza trata de evitar con esta medida conflictos con sus médicos. Los profesionales pueden hacer uso de la objeción de conciencia para no practicarlo

07.07.2010 | 07:00
Imagen de las Urgencias del hospital Virgen de la Victoria de la capital.

La nueva ley del aborto, que permite interrumpir el embarazo sin dar explicaciones hasta la semana 14, ha levantado una gran polémica en todos los sectores por la conveniencia de los plazos o de los supuestos que se recogen en el texto. La Ley de Salud Sexual, que acumula además tres recursos en el Tribunal Constitucional, ha puesto en el punto de mira a las personas que quieren parar este proceso.

La persona que quiera interrumpir su embarazo en los plazos que marca la ley puede acudir a un centro privado o hacerlo a través del Servicio Andaluz de Salud (SAS), según informó la Consejería de Salud. En el caso de elegir la segunda opción, la paciente interesada sólo tiene que acercarse a su centro de salud y será allí donde le informen de las clínicas a las que puede acudir, ya que el SAS no practica los abortos en ningún hospital público, sino que los deriva a clínicas concertadas.

Con esta medida, la administración pretende evitar conflictos con sus médicos, que pueden hacer uso de la objeción de conciencia.
En Málaga son dos clínicas las que se ocupan de los casos de aborto que llegan al SAS: la Clínica El Sur y la Clínica Atocha, que llevan más de veinte años atendiendo esta demanda en la comunidad.

No obstante, es el Servicio Andaluz de Salud la primera parada que tiene que hacer toda paciente que quiera interrumpir su embarazo por la vía pública.

En su visita al centro de salud, los profesionales le entregarán una hoja de solicitud que la interesada debe rellenar. Tiene tres días para pensárselo y una vez tomada la decisión, será éste el documento que entregue en la clínica privada que le vaya a practicar el aborto.
Junto a esta hoja se entrega también información sobre el procedimiento y un número de teléfono al que dirigirse en caso de tener alguna duda, además de informarle sobre las clínicas concertadas que la podrán operar.

Una vez llegados a este punto, es la propia interesada la que debe llamar al centro elegido y concertar una cita. Son ellos los encargados de verificar que la paciente cumple los requisitos establecidos por la ley y de fijar los plazos y determinar las necesidades clínicas de la paciente.
Al acudir al centro de salud para solicitar que se le practique un aborto, también recibirá un sobre con información sobre las ayudas para las embarazadas. Estos datos incluyen desde las compensaciones económicas hasta el tiempo de baja laboral al que tiene derecho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine