19 de abril de 2012
19.04.2012
Infraestructuras

La Junta acabará el metro en 2015 con la fórmula del pago aplazado

Las obras del último tramo Guadalmedina-Malagueta empezarán este año y se pagarán entre 2016 y 2020

19.04.2012 | 07:00
Vagones del metro en una visita organizada este año.

La Junta de Andalucía aseguró ayer que las obras del último tramo del metro de Málaga, comprendido entre el Guadalmedina y La Malagueta, comenzarán este 2012 a pesar de que la licitación del proyecto, anunciada en su día para el primer trimestre de este año, todavía no se ha realizado después de que el anterior Ejecutivo decidiera posponerla tras las elecciones autonómicas. La consejera en funciones de Obras Públicas y Vivienda, Josefina Cruz, reiteró ayer el «compromiso sin ninguna duda» de sacar a concurso las obras y adjudicarlas en el presente ejercicio, aunque sin precisar el mes exacto. La idea, eso sí, es que los trabajos empiecen este mismo año y se prolonguen durante 2013 y 2014, con lo que sería en 2015 cuando se completaría al fin el trazado de tan esperada infraestructura.

La consejera explicó, no obstante, que no se aprobará ninguna medida por parte del Consejo de Gobierno hasta que no se forme el nuevo Ejecutivo y se recupere el calendario de actividad.

Cruz también anunció que la financiación del tramo se realizará mediante el denominado método alemán de pago aplazado; es decir, será la empresa adjudicataria la que aporte los recursos necesarios para ejecutar la obra. La Junta sólo tendrá que pagar el costo a partir de 2016, o sea, una vez recepcionada y con el metro ya con todo su recorrido a pleno rendimiento. El pago se realizará en un periodo de cinco años y concluirá en 2020. La decisión de recurrir al método alemán se ha tomado después de haber sondeado a las empresas del sector y constatar «que hay interés para acudir a esta licitación».

El tramo Guadalmedina-Malagueta tiene 1,8 kilómetros de extensión e incluye dos estaciones de subida y bajada de pasajeros. El presupuesto base es de 115 millones de euros más IVA.

El uso del método alemán para el tramo final del metro es el más coherente dadas las actuales circustancias, según apuntó la consejera. En primer lugar, porque la Junta no pagará ni un euro hasta dentro de cuatro años, tiempo en el que –ojalá– debería haberse superado la coyuntura de crisis. En segundo término, porque se empezará a abonar la obra ya con el metro funcionando en su totalidad. La consejera recordó la «coherencia de funcionalidad de la línea» y añadió que es la puesta en servicio completa del suburbano «la que garantiza el número de usuarios para el retorno de la inversión ejecutada a lo largo de estos años».

La representante de la Junta reconoció que el tramo es el «más complejo» por el hecho de que afectará a parte del aparcamiento de la plaza de la Marina. De hecho, hay pendientes conversaciones con el Ayuntamiento para decidir el futuro del parking, que bien podría ser remodelado o cerrado.

Por otra parte, sobre si los futuribles proyectos de la ampliación del Cercanías o el tren litoral son compatibles, dijo que el objetivo debe ser mejorar la movilidad en la Costa del Sol «con una infraestructura con mucha capacidad que concertemos ambas administraciones –Junta y Gobierno central– pero una sola».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine