13 de marzo de 2015
13.03.2015
La Opinión de Málaga
España:
Casos:
110.238
Fallecidos:
10.003
Recuperados:
26.743
Mundo:
Casos:
936.297
Fallecidos:
47.250
Recuperados:
194.585
Actualizado: 02-04-20 11:52h
Salud

Un SOS por el cuidado del riñón

Andalucía ha reducido en un 22 por ciento el número de pacientes que están a la espera de un trasplante renal

13.03.2015 | 05:00
Las autoridades, durante la lectura del manifiesto.

El año pasado se realizaron en España cerca de 2.700 trasplantes de riñón y, en lo que llevamos de año, este tipo de intervenciones ha aumentado un 12 por ciento como consecuencia, principalmente, de que el número de donantes en asistolia se ha multiplicado por cinco. Las donaciones en vivo –incluyendo los cruzados– han supuesto una revolución para la medicina.

Unos 4.500 españoles permanecen a la espera de un trasplante de riñón, una cifra que consolida a España como el país con la lista de espera por trasplante renal más baja del mundo gracias a ser uno de los que más trasplantes hace del mundo. En Málaga, 839 personas se encuentran en proceso de hemodiálisis por causas renales y más de mil tienen seguimiento tras haber recibido un riñón.

Cifras nada desdeñables que no hacen más que descender, pues el aumento de las donaciones en vivo y de las donaciones en asistolia –que ha multiplicado por cinco la casuística– han logrado reducir las cifras de personas en lista de espera.

De hecho, en Andalucía se ha reducido en un 22% el número de pacientes a la espera de un trasplante renal, según dijo ayer en Granada la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio. Esta señaló que las opciones existentes en Andalucía han permitido incrementar en un 281% el número de implantes de este órgano desde 1991, multiplicar por más de diez el número de trasplantes renales procedentes de donante vivo realizados al año o que Andalucía acumule el 28% de los trasplantes renales cruzados hechos en España desde 2009.

Sólo en 2014 se realizaron en los hospitales públicos andaluces 453 trasplantes de riñón, de los que 4 fueron birrenales, 64 procedían de donantes vivos y 10 fueron infantiles, unas cifras que suponen un incremento del 281 por ciento respecto a los 161 realizados en 1991, año en el que se creó la Coordinación Autonómica de Trasplantes. Desde que se hizo el primer trasplante de riñón en la comunidad en 1978, se han realizado en Andalucía más de 9.000, lo que permite que alrededor de 5.000 pacientes tengan en la actualidad un riñón trasplantado funcionante.

El año pasado se realizaron en España cerca de 2.700 trasplantes de riñón y, en lo que llevamos de año, este tipo de intervenciones ha aumentado un 12% en el conjunto del país.

Ayer se celebró el Día Mundial del Riñón, una jornada que pretende concienciar, año a año, de la importancia de mantener hábitos saludables y de prevenir los problemas renales siguiendo unas buenas pautas, como beber agua de manera regular. Por este motivo, ayer calle Larios volvió a convertirse en una fiesta con el tradicional pasacalles que busca concienciar a la población. Al final del mismo se procedió a la lectura de un manifiesto y a la suelta de globos para recordar la importancia de la prevención.

Al mismo asistieron, entre otros, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, el delegado de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en Málaga, Daniel Pérez, y el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Málaga, Francisco Florido, institución que colaboró con pruebas de tensión gratuitas en las farmacias. Todos tuvieron unas palabras para recordar a quienes luchan contra las enfermedades renales y recordaron que hay que cuidar este órgano. Así, Pérez destacó que el Hospital Carlos Haya fue el que más trasplantes de este órgano hizo en 2014, junto al 12 de Octubre de Madrid, con 143. Además, fue la mayor cifra conseguida nunca antes en la provincia y en toda la comunidad andaluza.

La presidenta de la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Alcer), Pepi Gómez, apuntó que para cuidar lo riñones hay que mantenerse en forma, controlar los niveles de azúcar en sangre, controlar la tensión, comer de manera saludable y evitar el sobrepeso, no fumar o beber alcohol y no tomar medicamentos sin control médico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook