11 de febrero de 2019
11.02.2019
Municipal

Nueva oferta a Limasa, sin pago de atrasos y con cinco años para implantar gradualmente la productividad

De la Torre califica de "inmejorable" la propuesta a la plantilla de trabajadores de la empresa de limpieza

11.02.2019 | 14:40
Miembros del comité de Limasa acudiendo a una reunión en el Ayuntamiento.

La nueva oferta que el Ayuntamiento y la empresa han presentado al comité de empresa de Limasa no contempla el abono de los atrasos que reclama la plantilla desde 2012 a 2018 y plantea como novedad la implantación gradual en cinco años de la paga de productividad o por consecución de objetivos, de tal manera que los 2.500 euros de dicha productividad se implantarían de "forma creciente", siendo de 0 euros el primer año; de 1.000 euros el segundo año y "aplicado exclusivamente al absentismo"; de 1.500 euros el tercer año, también aplicado sólo al absentismo; de 2.000 euros el cuarto año, con 1.500 euros para absentismo y 500 euros por productividad y de 2.500 euros al quinto año, de los que 1.500 se aplicarían en función del absentismo y y 1.000 euros en función de la productividad.

Estos 2.500 euros de sueldo variable por consecución de objetivos no salen de los atrasos sino de la actual paga de productividad, que con la actualización salarial queda en 1.698 euros más otros conceptos salariales ya en vigor. A cambio los trabajadores deberán renunciar a reclamar los atrasos.

No se incluye, por tanto, el pago de atrasos que exige la plantilla. La propuesta municipal presenta una oferta de convenio por diez años, de 2013 a 2023, indicando claramente que entre 2013 y 2018 «se cerrarán los ejercicios tal como se hayan abonado en su momento»,

La respuesta del comité ha sido de rechazo. «Debe quedar claro, no podemos ni vamos a renunciar a unos derechos que los trabajadores han logrado por sentencia judicial. Los atrasos son sagrados», aseguraba el presidente del comité, Manuel Belmonte.

La nueva oferta de la empresa también cambia respecto a las vacaciones y ahora ofrece 21 días de vacaciones en verano, repartidos en ocho grupos (antes sólo 15) y los otros 15 días entre noviembre y abril.

Respecto a la subida salarial, la oferta municipal plantea ya para este año 2019, una subida del 2,25% «para todos los conceptos salariales» y lo que marquen los Presupuestos Generales del Estado para los años siguientes.

Mantiene la paga de septiembre en 923 euros y en cuanto al empleo, la conversión en fijos a tiempo completo de «un mínimo» de 100 trabajadores; también se convertirían en fijos a tiempo completo las jubilaciones que se cubran, así como las que se cubran por bajas, accidentes u otros conceptos.

Contraoferta del comité

El comité, tras las reuniones mantenidas la pasada semana con la plantilla en los diversos cuartelillos, ha elaborado una nueva propuesta laboral con la que confrontar la del Ayuntamiento.

Parte de la reclamación «inexcusable» del pago de los atrasos, cifrados en unos 8.200 euros de media, que consideran un «derecho irrenunciable por aplicación de las sentencias». Estos atrasos podrían abonarse en cuatro años, para las cantidades más altas y en dos, para las más bajas.

El comité reitera su oferta de que la actual paga de productividad se destine a la paga variable por consecución de objetivos. La oferta en concreto sería que, una vez actualizada dicha paga con el 1,5% de subida, con lo que quedaría en 1.698,8 euros, destinar el 90 por ciento de la misma (unos 1.528 euros) al abono de la paga variable por objetivos (productividad).

En cuanto a la propuesta laboral, el comité reitera la necesidad de acometer un mínimo de 150 fijos, a lo que se añadirían las reposiciones por cualquier vacante que se produzca por cualquier circunstancia laboral; que los fijos discontinuos tenga 35 horas de trabajo semanales y que un grupo de trabajadores del Centro Ambiental ( CAM) pasen de tener 21 horas a 35 horas semanales, todo ello para lograr «unos salarios dignos en la plantilla». A cambio, renunciarían a un derecho histórico que la plantilla ha tenido hasta ahora como son los llamados «puestos en herencia», que permite que un trabajador que se jubile anticipadamente pueda negociar con la empresa la contratación de un familiar.

Todo esto se produce a falta de escasos días para llegar al 15 de febrero y que se cumpla el plazo establecido por el alcalde para que la plantilla acepte o rechace la propuesta municipal, si bien la nueva oferta obligará a De la Torre a alargar unos días más ese plazo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp