08 de agosto de 2019
08.08.2019
Tribunales

El violador de los garajes de Teatinos es condenado a 51 años en la cárcel

En el juicio mostró arrepentimiento y pidió perdón al reconocerse autor de los delitos de los que era acusado

08.08.2019 | 14:25
Imagen de archivo de la detención del ya condenado.

El joven acusado de agredir sexualmente a cuatro mujeres en garajes de la barriada de Teatinos, en la capital malagueña, ha sido condenado por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Málaga a 51 años y seis meses de prisión.

Según la sentencia a la que ha tenido acceso Efe, los hechos se produjeron entre julio de 2014 y septiembre de 2015 y el condenado actuaba con gran violencia, ya que golpeaba a sus víctimas, las amenazaba de muerte, las humillaba, las ataba, les ponía cinta aislante en la boca además de atemorizarlas con un destornillador o una llave inglesa.

En una ocasión, encerró a una mujer en el maletero de un vehículo al menos una hora, hasta que un vecino acudió en su auxilio.

Otras veces les exigía las tarjetas de crédito para sacar dinero de cajeros y llegó a fotocopiar el DNI de una de ellas para saber dónde vivía con la amenaza de matarla si le denunciaba.

El procesado ha sido condenado por dos delitos de violación con la agravante de disfraz y aprovechamiento de circunstancias de lugar y de tiempo, detención ilegal, dos de agresión sexual en grado de tentativa (uno de ellos con instrumento peligroso), así como más de una decena de robos con fuerza en el interior de vehículos.

El condenado, que tiene 32 años, también ha sido condenado por cada uno de los dos delitos de violación a la medida de libertad vigilada por un periodo de diez años e indemnizar a las víctimas por las lesiones y daños morales, según la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe.

Este violador tiene cuatro sentencias firmes dictadas por juzgados de Madrid por delitos de robo con fuerza en las cosas que suman una pena global de cuatro años y seis meses de prisión y, en este caso, durante el juicio reconoció todos los hechos y dijo que estaba "en una mala época de su vida".

Durante la vista oral pidió perdón a las víctimas y mostró arrepentimiento, al tiempo que reconoció, como mantenía el fiscal, que aprovechaba las circunstancias del lugar, la nocturnidad y el factor sorpresa para cometer las agresiones.

Respecto a los vehículos cometió más de una docena de robos en los aparcamientos comunitarios donde cometió las agresiones sexuales y un trastero.

Las víctimas sufren trastornos de adaptación que condicionan su personalidad de forma permanente y una de ellas tiene un daño psíquico compatible con un trastorno de estrés postraumático que le incapacita para ejercer su actividad laboral con tratamiento farmacológico y psicoterapéutico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook