28 de octubre de 2019
28.10.2019
Educación

El Politécnico afianza su apuesta por la FP Dual

Este centro es el único público en el que puede cursarse el ciclo de Administración y Finanzas Dual en Málaga capital, uno de los más demandados

28.10.2019 | 05:00
Profesoras del Politécnico junto a miembros de Secot, que hicieron una simulación de entrevista laboral.

Tras empezar con diez alumnos, este curso ya son 30 y una notable cartera de empresas.

Diana Benavides estudió el bachillerato en su Cali natal, en Colombia, antes de llegar a España y trabajar durante unos años en la hostelería. Ahora, con 25 años, lleva desde septiembre del pasado año en Robles Díaz Asesores de Empresas, al mismo tiempo que asiste a clase en el IES Politécnico Jesús Marín. Ella es una de los 30 alumnos de Administración y Finanzas Dual de este centro, el único público que tiene este ciclo en la capital malagueña.

Cuando concluya sus estudios, esta alumna habrá realizado más de la mitad de las 2.000 horas de formación en esta asesoría. Así lo certificará su tutor laboral en la evaluación del desempeño profesional que enviará a su tutor docente en el Politécnico.

El empresario Carlos Arias, de RD Asesores, habrá invertido un gran número de horas en formar a Diana pero sabe que tendrá a una trabajadora lista para incorporarse a una empresa cuyo funcionamiento conoce ya a la perfección.

Formar a los trabajadores que la empresa reclama y necesita. Este es el gran avance de la Formación Profesional Dual o formación en alternancia, que en Málaga ha crecido notablemente este curso. Así lo indican las últimas cifras de la Delegación de Educación de la Junta: más de 1.000 estudiantes, 88 proyectos, un 20% más, 32 centros educativos, y 764 empresas implicadas, un 28% más. Además, 16 de los ciclos son nuevos.

El Politécnico empezó con la Dual en el curso 2018/19, con la ventaja de contar con una importante cartera de más de 500 empresas que colaboran con los ciclos de la FP tradicional. Conocer el tejido productivo es fundamental al apostar por la formación en alternancia como subraya la profesora Isabel Cano, coordinadora de esta modalidad en el Politécnico.

Con 30 años de experiencia en el campo de la Formación Profesional, esta docente defiende que la Dual es la mejor opción para que el alumno logre un trabajo –la inserción laboral es del 90%–, por lo que pese a toda la burocracia que conlleva apuesta por ella.

Tras arrancar con diez plazas de Dual el año pasado, este curso ya son treinta en total los alumnos del Politécnico en esta modalidad en el ciclo de Administración y Finanzas. Los 20 de primero tendrán que esperar hasta marzo para comenzar a alternar instituto y empresa –lunes y martes están en el aula y miércoles, jueves y viernes en la empresa–. Sin embargo, los de segundo llevan desde octubre desarrollando su formación fuera del centro de miércoles a viernes. Un periodo que se ampliará a toda la semana entre marzo y junio con el periodo de prácticas tradicional, el llamado FCT (Formación en Centros de Trabajo).

La FP Dual ha dado un importante salto en este sentido, ampliando el tiempo del alumno en el ámbito laboral y los propios empresarios reconocen la mejora. «Nos parecía algo muy novedoso y nos atrajo mucho, sobre todo por el hecho de que la persona que se incorporaba estaba un periodo muy largo en la empresa, lo que permitía que la formación realmente diese frutos», apunta el empresario Carlos Arias.

Su experiencia es tan positiva que el 80% de la plantilla del área fiscal de esta empresa procede de la FP tradicional y de la Dual. «Ahora estamos formando durante mucho tiempo, vemos la evolución de la persona», afirma.

El Politécnico trabaja con una veintena de empresas y este año ha sumado a importantes firmas como Qipro, OP-Plus, Maskom, Seat, Uvesa, Tiger, GTT Group, Auren, Harper&Neyer y Asemco Consultores.

En todas hay un tutor laboral que se encarga del alumno y que está en contacto continuo con el tutor docente. La comunicación es clave para certificar que el aprendizaje se está desarrollando en función del programa previsto. Además, el propio estudiante redacta un diario sobre su actividad en la empresa. «Nunca he dejado que un alumno estuviera haciendo fotocopias», detalla Isabel Cano.

Pero la FP Dual va más allá. La idea no es sólo que el alumno vaya a la empresa sino que la empresa también entre en los centros educativos. Por ello, en el Politécnico, explica esta docente, están impulsando actividades como simulaciones o role-playing para aprender a hacer entrevistas de trabajo. Hace unos días contaron con la colaboración de la asociación Seniors Españoles para la Cooperación Técnica, Secot, que con el apoyo de la Fundación Unicaja ofrece orientación laboral.

La idea es que poco a poco sean las empresas las que se acerquen a los centros para buscar alumnos. Por ahora, son los profesores los que peinan el mercado, muchas veces en su tiempo libre. Por ello, Cano valora la iniciativa de la Junta de Andalucía que posibilitará que se remunere esta labor a través de la figura del profesor prospector.

Otra cuenta pendiente es que deje de ser voluntario pagar a los alumnos y se establezca un salario en función de las horas.

Quedan muchas cosas por hacer en una FP Dual que sólo lleva cinco años en Andalucía, pero los primeros resultados ya se ven tanto en inserción laboral como en motivación del alumnado. «Optar por la Dual fue la mejor decisión que pude tomar», confirma Diana Benavides y destaca la experiencia y seguridad que se adquiere con esta modalidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook