05 de enero de 2020
05.01.2020
Medio ambiente

Málaga vierte al mar 123 millones de metros cúbicos de aguas residuales

Los datos de la Junta de Andalucía sitúan a Málaga como la que más carga contaminante derrama en el litoral andaluz - Los vertidos del 14% de la población todavía no se depuran

05.01.2020 | 05:00
Imagen de vertidos en aguas malagueñas.

A mediados del mes de diciembre se conocía una operación liderada por el Seprona de la Guardia Civil en la que se investigaba un vertido masivo de aguas residuales domésticas e industriales al litoral de la Costa del Sol. Un vaciado que habría alcanzado los 34 millones de metros cúbicos en uno de los espacios protegidos de la provincia. Acciones como estas así como una mala gestión de los residuos, provocan que Málaga se sitúe como la provincia costera andaluza con mayor volumen de vertido de aguas residuales al mar. Así lo confirman los datos del Informe de Medio Ambiente 2018 desarrollado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía. Concretamente, durante el pasado año, la Costa del Sol derramó al Mediterráneo 123.107.369 metros cúbicos de aguas residuales, el equivalente a una quinta parte de la capacidad de embalse de la provincia de Málaga Lejos de ella, se encuentran Sevilla con más de 61 y Cádiz, con unos 57 millones de metros cúbicos de caudal vertido.

El informe alerta sobre las importantes consecuencias que pueden tener estos vertidos, confirmando los «efectos negativos e irreversibles en los ecosistemas marinos del litoral y la calidad de sus aguas» y destacando que a pesar de que la carga contaminante de estas, «experimenta una reducción general». Sólo entre Málaga y Cádiz acaparan el 46% del total de carga contaminante de los vertidos industriales andaluces. Y a día de hoy y tal y como confirma el estudio, la mayor parte de esta carga que se vierte sin tratar, «se concentra en el entorno de la cuenca del Guadalhorce y los municipios del área metropolitana de Granada».

De nuevo, las provincias de Málaga, Cádiz y Sevilla vuelven a situarse entre las que más carga vierten al litoral debido al gran núcleo poblacional junto a sus costas además de fosforo, sólidos en suspensión y nitrógeno. A esto se les suma, el déficit en los sistemas de depuración de algunos de los vertidos urbanos más importantes en sus territorios. El informe resalta los casos de la EDAR Guadalhorce o el vertido urbano de Nerja, este último municipio, cuya depuradora comenzó a construirse en 2014 y la cual, todavía no está en funcionamiento.

Suspenso en depuración

Respecto a la información recogida en el estudio, la comunidad andaluza cuenta con 115 aglomeraciones urbanas mayores de 2.000 habitantes de las 418 existentes, que vierten sus aguas residuales sin tratamiento o después de uno primario, debido a la falta de infraestructuras adecuadas para ello. Sólo el 64 por ciento de estos conjuntos depuran adecuadamente y cumplen las condiciones de vertido que establece la Unión Europea. En Málaga, el 14 por ciento de la población todavía no se beneficia del trabajo de limpieza de aguas que realizan las depuradoras, por lo que sus aguas residuales no pasan por ninguno de los tratamientos que deben llevarse a cabo.

Aquí se destacan uno de los retos que concluye el informe: la necesaria evolución y adaptación de la depuración y el tratamiento de aguas residuales a las diferentes aglomeraciones urbanas. Tal y como refleja en este caso el Informe Mundial sobre Desarrollo Sostenible de los Recursos Hídricos realizado por Naciones Unidas, «una mejor gestión de las aguas residuales implica, no sólo la reducción de la contaminación en cuerpos de agua, sino también en las regeneradas y su recuperación».

El vertido de aguas residuales sin la pertinente autorización o el incumplimiento de la misma, es una infracción administrativa y puede ser considerada como delito ecológico o ambiental. Tal y como señala el artículo 335 del Código Penal, esta infracción únicamente será constitutiva de delito cuando implique un perjuicio o daño grave al equilibrio de los sistemas naturales o la salud de las personas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook