28 de marzo de 2020
28.03.2020
La Opinión de Málaga
Políticos confinados.

Comprometidas a distancia

Así viven el confinamiento la vicepresidenta de la Diputación Natacha Rivas (PP), la diputada nacional Fuensanta Lima (PSOE) y la portavoz de Más País en la provincia, Rosario Luque

28.03.2020 | 05:00

La reclusión a la que obliga la crisis del coronavirus ha encerrado, tras la cerradura de casa, todo aquello que se cuece en la calle. Básicamente, todo aquello a lo que suele atender la actividad política. Así viven el confinamiento, igual de comprometidas que de costumbre pero a obligada distancia, la vicepresidenta de la Diputación Provincial y portavoz municipal en Algarrobo, Natacha Rivas (PP); la diputada nacional y vicesecretaria general del PSOE de Málaga, Fuensanta Lima; y la portavoz de Más País en la provincia y profesora de Secundaria, Rosario Luque.

Natacha Rivas (PP)

«Llevamos el confinamiento como todas las familias. Tengo dos hijos pequeños, un niño de seis años y una niña de tres. Intentamos que para ellos parezca un juego, mientras atienden sus tareas escolares. Para mí ha supuesto un cambio importante porque pasaba casi todo el día fuera y ahora estoy las 24 horas en casa. Lo positivo es que podemos almorzar y cenar todos juntos. Aunque al pasar casi todo el día conectada al teléfono, con el ordenador y en videoconferencias con mis compañeros de Diputación y mis concejales de Algarrobo, es algo totalmente diferente. Ahora, con mucha alegría porque un sobrinito de casi un año ha estado seis días hospitalizado, por cuestiones distintas al Covid-19, y ya está en su casa. Teníamos ese pequeño nudo al saber la situación que hay en los hospitales. En mi día a día, casi todo es teletrabajo. Mi vicepresidencia se encarga del área de la Ciudadanía de Diputación y están siendo momentos complicados. Queremos seguir prestando los servicios, sobre todo en el área social, y hemos tenido que cambiar la forma de trabajar. Tenemos dos centros con personas especiales y una residencia de mayores y tratamos que estén lo mejor posible. Y que la ayuda a domicilio se siga prestando bien. El Teléfono de la Soledad para los mayores es una de las tareas más gratificantes que realizamos. Quiero agradecer el trabajo de quienes están en primera línea, en cualquier tipo de empleo, por hacer que el mundo siga girando mientras cumplimos con el papel de estar en casa. En este mes, estamos viendo que hay una gran parte de la población que está sacando su lado más solidario. Vamos a salir reforzados como sociedad. Todos separados pero más unidos que nunca».

Fuensanta Lima (PSOE)

«Estoy muy en contacto con mis dos hijas - una está en Madrid y otra en Alemania- y con mi madre. Me preocupan las tres por la distancia y esta última también por su situación de riesgo. Como para todas las personas, mi confinamiento pasa por este ámbito personal y por intentar ordenar el día a día. Por intentar darle un sentido. En la parte profesional, estoy en contacto con las comisiones de las que formo parte en el Congreso de los Diputados. Por ejemplo, acabo de estar con la del Pacto de Toledo. Además, en la de Igualdad estamos muy pendientes de la situación de las víctimas de violencia de género, la mayoría de ellas pasa esto conviviendo con su maltratador. Y en la de Cultura, somos muy conscientes de la situación que atraviesan los creadores, que suelen tener trabajos muy esporádicos. También atiendo a nuestros alcaldes y alcaldesas o ayudo a que se resuelvan consultas por cuestiones laborales, eso se lo agradezco a UGT y Comisiones Obreras. Asimismo, estoy a través de Exteriores en contacto con malagueños a los que les ha pillado esto en el extranjero. Con gente que están en Santo Domingo, Hamburgo y Moldavia o mayormente están en trámites para volver. Y gracias a la información oficial que me llega por mi cargo, intento ser útil a los ciudadanos para que no hagan caso a tantos bulos y fake news. Y, a las ocho de la tarde, salgo siempre con mi pareja a darle las gracias a quienes se están jugando la vida por todos nosotros».

Rosario Luque (Más País)

«En estos días de confinamiento, compagino mi labor docente y política trabajando de manera telemática. Esta cuarentena me pilla en un momento de mi vida en el que vivo sola en mi casa con mi perra Clarita, a la que saco cumpliendo las directrices actuales. Soy muy casera e independiente, y este encierro lo aprovecho para crecer como persona y reflexionar. Leo varios libros a la vez (novela histórica, arte, filosofía, psicología...) escuchando jazz de fondo. Estoy volviendo a ver mis películas favoritas, tengo mis rutinas de deporte y disfruto cuidando más que nunca de mi alimentación, con comidas caseras y saludables. He ido muy poco a comprar. Intento aprovechar al máximo todo lo que tenía en la despensa y en el congelador. Lo que más echo de menos son las cosas sencillas: un desayuno con amigos, la convivencia con mis alumnos y compañeros, los gofres con mi padre, los abrazos de mi madre... Quienes más me preocupan son los colectivos más vulnerables: personas mayores, sanitarios, mujeres que sufren violencia machista, los sin techo, personas que han perdido su trabajo o han tenido que cerrar sus negocios, etcétera. En Más País trabajamos para detectar todo esto y proponer medidas de acción y ayuda. Para ello, estoy en grupos de trabajo de Más País a nivel provincial, autonómico y nacional . Más País Málaga ha hecho campañas en redes sociales para pedir a los ayuntamientos medidas concretas que ayuden a los colectivos sociales que más sufren. Por mi condición de docente, pienso en los niños, niñas y colectivos que la 'Educación 5.0' va a dejar atrás. Me inquietan mucho las consecuencias económicas en toda la población. Esta crisis debe ser una oportunidad para cambiar las estructuras políticas, económicas y sociales que nos hacen vulnerables».
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook