04 de octubre de 2020
04.10.2020
La Opinión de Málaga
Política

La despoblación centrará buena parte del presupuesto de la Diputación de Málaga para 2021

Francisco Salado asegura que la relación con Cs "sigue igual" y espera que la formación naranja "cierre la página de Juan Cassá"

04.10.2020 | 12:37
Francisco Salado, presidente de la Diputación de Málaga.

El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, prevé que el presupuesto de la institución para 2021 sea "muy social", en el que tendrá gran peso la lucha contra la despoblación, el turismo, las obras hidráulicas y las ayudas para hacer frente a la situación derivada de la pandemia del COVID-19.

Así, ha confiado en que el presupuesto esté elaborado durante el mes de noviembre y ha indicado que se sentará con los miembros de la oposición para ver sus propuestas. La idea es que se lleve a aprobación inicial antes de que finalice el año.

Las cuentas para el próximo año serán muy sociales, ha indicado Salado, quien ha agregado que en primer lugar en la pirámide está el Capítulo 1, que es "el motor de la Diputación, sus funcionarios, los que ponen en marcha todas las políticas", citando, por ejemplo, el trabajo del Área de Fomento para realizar proyectos de arreglos de carreteras, de infraestructuras hidráulicas o la senda litoral, entre otros.

"Esa maquinaria tiene que estar muy bien engrasada. Y a partir de ahí la pirámide empezará a bajar; qué necesita bienestar social después y seguiremos bajando hasta llegar a las inversiones", ha explicado, al tiempo que ha agregado que el hecho de poder disponer del remanente de tesorería --28,5 millones-- "aunque llega tarde, nos permitirá más" el próximo año.

En una entrevista con Europa Press, ha recordado que ese dinero procede del ahorro de la institución provincial "que da mucho margen de maniobra" y que pondrán en marcha la maquinaria necesaria para poder ejecutarlo en 2021.

"Esas medidas que con tanto retraso ha tomado el Gobierno coartan para proyectar tu presupuesto, no sabíamos si se iba a tener en cuenta la regla de gasto o se iba a flexibilizar; igual que la estabilidad presupuestaria y todo eso condiciona a la hora de elaborar las cuentas", ha relatado, no sin antes lamentar la "dejación de funciones y la cerrazón de la ministra" de Hacienda, María Jesús Montero, "de no dar su brazo a torcer y que lo ha retrasado todo".

El Gobierno provincial tiene una "estrategia contra la despoblación" que es transversal. Para ello, en el presupuesto se potenciará la culminación de la Senda Litoral, la mejora de la Gran Senda y será "fundamental" el Plan Vía-Ble para mejorar las comunicaciones interiores de esos municipios en esta lucha contra la despoblación y que en 2021 tendrá una inyección económica importante.

Salado ha sostenido que el tema del agua les preocupa "muchísimo", de ahí que sigan con el plan de infraestructuras hidráulicas iniciado en Antequera y que continuará en la comarca de la Axarquía. También está dispuesta la Diputación a poner sobre la mesa fondos para acabar con la brecha digital, para lo cual ha reclamado la ayuda del Gobierno, la Comunidad Autónoma y los operadores privados.

Respecto al Plan Málaga, puesto en marcha ante los efectos de la pandemia del COVID-19, ha indicado que ya están todas las bases de ayudas a los sectores productivos y que están pendientes "de que vayan llegando propuestas de ayuda, para analizarlas y entregarlas". Así, ha asegurado: "En lo que queda de año podrán materializarse".

En el ámbito social se seguirán recibiendo los proyectos de cooperación internacional y de ayudas al tercer sector, "que son fundamentales para atender a las personas que más lo necesitan y a los que peor lo están pasando", más aún con la crisis del COVID-19: "Cada día firmo entre 40 y 50 ayudas de emergencia tramitadas por el área correspondiente".

El pasado pleno se aprobaron dos planes de inversión, que forman parte del Plan Málaga, por valor de 34 millones de euros y que beneficiarán a los municipios de la provincia. La Diputación aportará 30 millones mediante transferencias directas a los ayuntamientos, para que sean estos los que contraten directamente las obras, en tanto que los 103 municipios asumirán los cuatro millones de euros restantes.

"Espero que el próximo 9 o 10 de octubre podamos llevarlo para su aprobación definitiva al pleno y que los proyectos se puedan presentar y podamos transferir fondos para contratar obras y dinamizar la economía y la contratación en los municipios", ha explicado.

Salado ha indicado también que el Plan de Asistencia y Cooperación de este año, la conocida Concertación, se ha transformado debido a la pandemia en fondos incondicionados para que los municipios lo destinen a lo que necesiten. Así, ha confiado en que en el próximo pleno vaya este asunto para poder transferir más de diez millones a los consistorios.

"El Plan Málaga sigue en marcha y espero que cuando finalice el año esté prácticamente culminado y el resto se trasladará al año 2021", ha manifestado el presidente de la Diputación, quien ha agregado que se trata de una "estrategia continua que no va a terminar el año que viene".

Por otro lado, cuestionado por la sintonía con Ciudadanos, su socio de gobierno, después de la salida de Juan Cassá del partido naranja y su inclusión en el equipo de gobierno por parte del PP como responsable de Relaciones Institucionales, Salado ha indicado que la relación "en gestión, en coordinación de las áreas, sigue igual".

"Ellos trabajando en sus áreas, nosotros en las nuestras, tenemos nuestras reuniones, acudimos a actos conjuntos, lo sucedido no ha resentido para nada en la gestión del día a día ni en los plenos. Todo sigue con normalidad", ha manifestado el presidente de la Diputación de Málaga, quien sí ha esperado que Ciudadanos "pase página y se siga centrando como ahora en la gestión diaria".

Cassá, ha dicho Salado, "es un miembro más de la Corporación, que tiene sus funciones y tareas y nos tenemos que dedicar a la gestión, al Plan Málaga, al presupuesto de 2021 y a lo que interesa a los malagueños". "Es un tema cerrado y aparcado y ellos tienen que hacer lo mismo", ha sostenido.

Preguntado por si ve al diputado provincial no adscrito en el PP en un futuro, el dirigente 'popular' ha indicado que es una decisión que corresponde a Cassá y al partido: "No me toca a mí decir si va a estar o no y en qué sitio".

Por otro lado, sobre si ve al alcalde de Estepona, José María García Urbano, como candidato en la capital en caso de que Francisco de la Torre no se presente a las elecciones en 2023, Salado ha asegurado que "ha demostrado que es un gran alcalde y un buen vicepresidente de la FEMP".

"Buscar el mejor candidato para la ciudad de Málaga le corresponde al partido y evidentemente hay que escuchar al alcalde --en referencia a De la Torre--, pero le corresponde al partido; yo soy un hombre de partido, disciplinado, coordinado", ha finalizado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook