30 de noviembre de 2020
30.11.2020
La Opinión de Málaga
Informe 'Situación en Andalucía'

Málaga es la provincia andaluza más afectada por la pandemia en PIB, empleo y consumo, según el BBVA

Afirma que la economía de la región caerá un 11,8% en 2020 y que perderá 90.000 empleos en dos años - La dependencia del turismo lastra las cifras

30.11.2020 | 13:12
Una vista de Málaga.

El BBVA ha publicado este lunes sus previsiones para la economía andaluza para este año de pandemia, con Málaga como la provincia más afectada debido a su dependencia de la hostelería y el turismo. El PIB de la comunidad podría reducirse un 11,8% en 2020, algo por encima del 11,5% que se baraja a nivel nacional, debido al incremento de la incertidumbre relacionada con la pandemia, al establecimiento de las medidas de confinamiento y distanciamiento social necesarias para limitar el contagio y por su extensión por un período superior al esperado.

Aunque no hay desglose provincial, el economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, ha afirmado este lunes que Málaga "estará por encima de esa cifra" y será "ciertamente" la más dañada por el peso del turismo y del gasto protagonizado por los extranjeros en sus cuentas anuales. La provincia figura también así entre las más golpeadas por la pérdida de empleo y por indicadores de consumo que maneja el propio BBVA.

Para 2021, el informe "Situación en Andalucía" espera que la recuperación en la comunidad pueda alcanzar el 6,1% aunque, en todo caso, la principal incertidumbre continúa siendo el control de la epidemia. De cumplirse estas previsiones, se perderían unos 90.000 empleos en la región en el conjunto de 2020 y 2021, la mayor parte en hostelería, comercio minorista, alojamiento o transportes.

El saldo negativo del PIB en esos dos ejercicios sería del 6,4% en relación a 2019, antes de la pandemia. La economía andaluza podría recuperar su nivel precrisis, si la situación sanitaria se controla, a partir de 2022.

El estudio recuerda que en Andalucía hay una exposición al turismo y al resto de sectores de consumo social superior al conjunto de España; una evolución de las exportaciones aún muy débil en la mayoría de sectores, que compensa la relativa fortaleza de los alimentos; y un mayor efecto de la crisis sobre el mercado laboral, sobre todo a principios del periodo de recesión. En todo caso, regiones como Baleares, Cataluña y Canarias sufrirán caídas mayores que la andaluza en este 2020.

Desde el punto de vista territorial, se observa que el impacto está siendo relativamente heterogéneo a lo largo del territorio andaluz, pero con las zonas turísticas de la Costa del Sol en Málaga y de la Costa de la Luz en Cádiz más afectadas que otras partes de la comunidad. Además, la evolución de las restricciones a la movilidad tanto en Andalucía como en el entorno, ante la elevada incidencia total de los nuevos casos en las últimas semanas, podría condicionar la recuperación de la economía andaluza, debido a su especialización en sectores de consumo social y el peso del turismo, nacional y extranjero en el PIB regional.

"No esperamos una recuperación del turismo en los próximos meses, así que Málaga como destino se seguirá viendo negativamente afectada. Sólo hasta que desarrollemos elementos que transmitan seguridad a los turistas que vengan podremos esperar algo mejor", ha afirmado Cardoso, que ha vinculado la posibilidad de escenarios más optimistas a la posible llegada de una vacuna en el primer semestre de 2021.

Según las previsiones de BBVA Research, el empleo podría caer en 2020 un 4,2%, para crecer un 1,3% en 2021. Con todo, Andalucía podría cerrar el bienio con una pérdida de 90.000 puestos de trabajo, respecto al nivel de cierre de 2019, lo que supone un aumento de la tasa de paro promedio hasta el 24,6% en 2021.

Por sectores, entre febrero y junio de 2020, la caída de la afiliación fue mayor en la hostelería (-21,2%) y los servicios de menor teletrabajo (-8,3%), afectados por las restricciones para contener la epidemia. Desde el punto de vista territorial, hubo una mayor contracción de la afiliación en las zonas turísticas de la Costa del Sol y de la Costa de la Luz en Cádiz (cercana en ambos casos al 10%) mientras que las menores caídas se observaron en Jaén, las zonas turísticas de Costa de la Luz en Huelva y la de Almería. Con datos hasta octubre, la pérdida de afiliación en Andalucía se sitúa en el -2,6% interanual (-2,1% en España).

Cardoso ha valorado las medidas adoptadas por el Gobierno y la Junta de Andalucía, afirmando que sin iniciativas para la protección de los colectivos sociales más vulnerables, la mejora de la liquidez de las empresas o la protección del empleo el daño en el mercado laboral "hubiera sido el triple". En conjunto, con estas medidas se movilizarán hasta 600 millones de euros, lo que supone cerca del 0,9% del PIB regional.

En Andalucía, el gasto con tarjetas de crédito o débito de BBVA o en terminales punto de venta de BBVA (un revelador indicador de consumo) se redujo en los momentos más duros de la pandemia un 56%, una evolución similar a la del conjunto de España (-55%). Por sectores, el consumo en viajes, hostelería, restauración, moda y ocio y entretenimiento experimentó durante el mes de abril una caída superior al 90% interanual, afectada también por la contracción del turismo. Así, en el segundo trimestre del año, el gasto con tarjeta realizado por los extranjeros en la comunidad andaluza se redujo en un 94% respecto a un año antes. Por el contrario, el gasto en alimentación se aceleró y se observó un impulso del comercio electrónico y de los productos y servicios de salud.

En Málaga, Cardoso ha afirmado que en esos meses más complicados, el gasto en las TPV cayó un 70%, algo que indica que la actividad en general pudo descender entre un 50% y un 60%, ya que hay sectores esenciales que escapan al ámbito de eso indicadores de consumo.

El informe advierte además de que, tras los datos positivos del tercer trimestre y octubre, el gasto ha vuelto a caer en las primeras tres semanas de noviembre, en particular en las zonas más golpeadas por los rebrotes (Granada) o las lastradas por la ausencia del turismo (Málaga).

"El debilitamiento, además, es especialmente patente en los sectores más expuestos a la pandemia, como los viajes, el alojamiento, el ocio o la restauración. Así, aunque se mantiene la expectativa de que la recuperación se prolongue tras las políticas de demanda implementadas, la estimación de crecimiento se modera para el último trimestre del año", apuntan.

La expectativa de recuperación de la economía andaluza y la de España se modera para los próximos trimestres debido a que los recientes rebrotes de la Covid-10 mantienen la incertidumbre elevada. Asimismo, la desaceleración esperada de la economía española y europea podría afectar a la demanda de bienes con un peso relevante en el PIB andaluz, ya que la Eurozona es uno de los principales destinos de las exportaciones andaluzas (47% del total).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook