El Centro Zoosanitario Municipal, dependiente del Área de Sostenibilidad Medioambiental, cierra un primer trimestre con datos que avalan haber alcanzado el compromiso del sacrificio cero. Tan solo dos animales, un perro y un gato, han sido sacrificados durante estos tres primeros meses, y en ambos casos por motivos estrictamente sanitarios; el perro padecía una insuficiencia renal y el gato ingresó en el centro tras un atropello y la recuperación era imposible. El número de ingresos durante estos meses en el centro ha sido de 166 animales (101 perros y 65 gatos).

Estos datos los presentó ayer en rueda de prensa la concejala de Sostenibilidad Medioambiental, Gemma del Corral, quien mostró su satisfacción por unos resultados que calificó como «históricos», fruto de años de trabajo y una intensa labor de concienciación. «Si consolidamos estos datos en los próximos trimestres Málaga será, sin duda, una ciudad de sacrificio cero y el siguiente paso será conseguir el abandono cero, que es la clave para no tener que sacrificar a ningún animal», indicó. Lejos están los datos de hace diez años, 2011, durante el cual ingresaron en el Centro Zoosanitario Municipal un total de 3.621 animales, 2.304 perros y 1.317 gatos, siendo sacrificados 1.982 (1.093 perros y 889 gatos), debido a la falta de espacio y la saturación de los centros de acogida. Con estos datos, el Ayuntamiento de Málaga comenzó a impulsar campañas de concienciación para reducir el abandono, para no tener que recurrir al sacrificio y así poder dar cobijo a los animales en su centro.

Desde ese momento comienza un descenso continuado, año tras año, en los ingresos de animales en el Zoosanitario, tanto de perros como gatos tanto por abandono de animales y recogidos por los servicios municipales como por ser entregados por los propietarios. Lo que igualmente se traduce en un descenso mantenido durante estos años 2011-2020 de sacrificios, con un porcentaje global de bajada de 89%. En el caso de los perros el descenso en sacrificios es del 93% (de 1.093 en 2011 a 78 en 2020) y en el caso de los gatos 84% (de 889 en 2011 a 139 en 2020), informó ayer la edil de Sostenibilidad Medioambiental.