Las farmacias malagueñas han agotado ya el stock de test rápidos. El avance de una quinta ola de la pandemia y la temporada estival han sido el caldo de cultivo perfecto para que estos establecimientos se hayan quedado sin suministro a los pocos días de autorizarse la venta de pruebas de autodiagnóstico.

El Colegio de Farmacéuticos de Málaga ha confirmado el desabastecimiento de test de antígenos en las farmacias de la ciudad. Esta rotura de stock se debe a que “ni las farmacias ni las propias distribuidoras iban a realizar un pedido de test sin saber si se iba a autorizar su venta o no, no se han encargado por prudencia”, señala el secretario del Colegio de Farmacéuticos, Diego Rodríguez.

En menos de una semana, los malagueños han agotado las pruebas de autoevaluación en la mayoría de las farmacias de la ciudad. “Este desabastecimiento tan brutal se debe, además, al aumento de casos que está habiendo en la provincia", explica Rodríguez. El secretario del Colegio de Farmacéuticos asegura que esta situación se estabilizará cuando la incidencia comience a descender y gracias al avance de la vacunación: "Creemos que la demanda no será tan alta en los próximos meses como está siendo esta primera semana de venta de este producto sanitario".

Por el momento, la institución confirma la llegada de "grandes pedidos para que la población esté mucho más surtida". Así, la semana que viene las farmacias de la ciudad esperan recibir pedidos procedentes de China con una gran cantidad de test de antígenos. "Muchas empresas que se encargan de la importación de estos test están pendientes de recibir durante la próxima semana pedidos muy grandes de pruebas, lo normal es que en pocos días se restablezca el suministro y haya suficientes test".

Diego Rodríguez considera que estas importaciones serán suficientes para abastecer a las distintas farmacias de la ciudad. Sin embargo, asegura que "eso nunca lo podemos saber con seguridad a priori, lo que sabemos es que va a haber muchos más test para hacer frente a esa demanda". Además, el secretario confía en que "después de casi cuatro semanas de subida, la incidencia comience a bajar y que esto, sumado al aumento en el número de test, sea suficiente para estar cubiertos".

Este aumento en el suministro contribuirá, también, a la reducción del precio de este producto sanitario. Actualmente, los test de antígenos se venden en las farmacias a un precio que ronda entre los siete y los diez euros. El secretario del Colegio de Farmacéuticos indica que "conforme lleguen las importaciones y se reduzca la demanda, el precio acabará bajando poco a poco".