Javier Salas (1967) es un hombre de ciencias que se lanzó a la política por «conciencia social». Criado entre los densos barrios de Carretera de Cádiz, creció entre asociaciones juveniles y sindicales hasta acabar liderando una de las agrupaciones socialistas de mayor peso en la capital, la de su distrito. Desde hace pocos días, es el nuevo subdelegado del Gobierno en Málaga, una designación que relaciona con los cambios ministeriales del PSOE en el Gobierno de la nación y que valora como un «gran honor».

Por su currículum, parecería que su futuro estaba en un laboratorio más que en política. ¿Cómo fue ese viraje?

Yo siempre he tenido mucha conciencia social, me he criado en el barrio de la Paz, en Carretera de Cádiz, en la Luz. Las circunstancias de muchas familias que nos rodeaban eran difíciles, entonces siempre he tenido una gran conciencia social. Siempre estuve de joven en asociaciones juveniles, de ahí pasé a asociaciones sindicales, estuve trabajando en sindicatos de Educación… cuando acabé decidí dar un paso más y meterme en política.

Su nombramiento se encaja dentro de una etapa de renovación nacional y andaluza del PSOE, ¿hacia dónde lo dirigen esos cambios?

Mi nombramiento yo lo encajaría en los cambios que ha hecho el Gobierno a nivel ministerial, creo que se encuadra más ahí. Si bien es cierto que coincide con los cambios del partido. Tenemos un nuevo candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía y nuevo secretario general del Partido Socialista en Andalucía, que tiene una línea de acción muy clara. Las últimas elecciones andaluzas las ganamos pero no de forma suficiente como para volver a gobernar; las tres derechas se unieron para formar un gobierno y, evidentemente el PSOE andaluz, como partido de gobierno que es, lo que aspira es a volver a gobernar. Para volver a gobernar necesitábamos una renovación de ideas y proyectos para conectar de nuevo con esa ciudadanía que en parte se alejó de nosotros en aquel momento, y por ello perdimos el Gobierno. Y en eso está Juan [Espadas], intentando retomar o reconectar con asociaciones, con sindicatos y con sectores de la sociedad que últimamente, por las circunstancias que fueren, se habían alejado un poco de nosotros y que son parte sustancial de la ideología socialdemócrata en Andalucía.

¿Va a seguir el PSOE de Málaga esa estela de cambios?

Yo creo que esa renovación de ideas y proyectos abarcará a todo el partido, lógicamente. No puede ser que una parte se renueve y otra parte no. Esa renovación no significa que haya que cambiar a todas las personas. Evidentemente habrá personas que estén haciendo una labor muy adecuada y otras que tengan que cambiar de posición para que esas nuevas ideas que llegan desde el PSOE andaluz puedan reconectar con la sociedad malagueña. Pero, vamos, eso es lo que yo especulo y me imagino, eso dependerá del secretario general Juan Espadas, de la idea que tenga y sobre todo del congreso regional que tendremos a final de año. Ahí es donde se debatirá todo esto que estamos comentando.

Usted fue delegado de Agricultura en Málaga con Susana Díaz al frente de la Junta. ¿Cómo es su relación con ella?

En aquel momento teníamos cierta relación, no solo como delegado sino también como secretario general de una agrupación importante de la ciudad, pero una cosa es la relación personal y otra cosa es la política. En aquel entonces, como la mayor parte de militantes de mi agrupación, apoyamos en esos procesos a Susana Díaz porque creímos que era lo mejor para el partido y ahora hemos apoyado a Juan Espadas porque creemos que la situación actual en la que estamos, lo mejor era renovar el partido. A nivel personal le deseo lo mejor a Susana Díaz y estoy convencido de que cualquier papel que realice hará una excelente labor porque es una gran política. Pero esto no se trata de liderazgos personales sino de proyectos colectivos.

El también secretario general de la agrupación del PSOE de Carretera de Cádiz vaticina que la renovación del partido y los nuevos nombramientos llegarán al socialismo malagueño

¿Saldrá el PSOE reforzado de la crisis sanitaria o tendrá que encarar el desgaste?

Cualquier época de crisis supone un desgaste para quien la gestiona pero, también es cierto que este gobierno de coalición progresista que existe en España la está gestionando de una forma completamente diferente a la crisis anterior que tuvimos a partir de 2008 con el Gobierno que hubo de derechas. Eso va a suponer que después de esta crisis pandémica, España se recupere mucho mejor porque se han intentado proteger primero derechos de la ciudadanía y después empleos y empresas.

Es político, es biólogo, es profesor, ¿cómo mira a Málaga como subdelegado?

Veo que es una provincia con muchas oportunidades a la que le auguro un futuro optimista, sobre todo porque el Gobierno de España está volcado con esta provincia. Sólo el año pasado, la provincia de Málaga recibió en ayudas directas más de 3.500 millones de euros entre préstamos ICO, ERTE y ayudas a autónomos. Después tenemos las transferencias directas a las comunidades autónomas por la pandemia; el Gobierno ha cedido a la comunidad autónoma más de 2.200 millones de euros y si hablamos ya de sectores concretos como el turismo, tan importante en la provincia de Málaga, el Gobierno central ha cedido a la Junta de Andalucía más de 1.100 millones de euros para que ayude al turismo de esta comunidad, y esperemos que esas ayudas las gestione y las tramite con agilidad para que el turismo se recupere cuanto antes. El Gobierno está centrado y preocupado por la situación de la provincia de Málaga, que es uno de los objetivos principales, porque es una de las provincias más dinámicas de España.

Le pregunto por una de las medidas más importantes que lanzó el Gobierno de coalición, el IMV. ¿A cuántos hogares malagueños ha llegado ya?

El Ingreso Mínimo Vital ha llegado ya a más de 13.600 hogares de Málaga. Eso va a suponer que más de 35.000 personas se están beneficiando ya de este IMV y es otro ejemplo más del compromiso de este Gobierno con los sectores sociales más desfavorecidos. Igual que ahora que se han vuelto a congelar hasta el 31 de octubre la prohibición de los desahucios o el corte de suministros energéticos básicos. No podemos repetir errores que se cometieron en la crisis anterior, que se ayudó a los bancos y no se ayudó a las personas. No olvidemos los ERTE, que han supuesto que más de 145.000 trabajadores malagueños hayan conservado su empleo; son casi 700 millones de euros invertidos en la provincia. O los préstamos ICO, que han sido en total más de 2.800 millones de euros destinados a Málaga, que es la sexta provincia de España con más financiación ICO, o los préstamos de autónomos… es la primera vez que un Gobierno de España establece ayudas directas a los autónomos con 226 millones de euros en Málaga para el año 2020. Estamos hablando de un esfuerzo inversor y de ayudas directas nunca vistas en la historia de España.

«Con diálogo entre los implicados, se logrará que el parque fotovoltaico de Málaga aumente»

La primera gran partida de los fondos europeos está al caer, ¿qué puede esperar Málaga?

Estamos hablando de unos fondos de un cantidad enorme que se pueden comparar con los fondos de cohesión que llegaron en los años 90 a España, que cambiaron el país completamente. Son reformas estructurales que va a haber para toda España con prioridad en medio ambiente y la transformación digital y, por ejemplo, 7.000 millones ya han sido transferidos a las comunidades autónomas. Es decir, que el Gobierno andaluz se puede poner ya manos a la obra porque tiene una parte de esos 7.000 millones transferidos. Esperamos que lo haga con agilidad y que esos fondos europeos lleguen cuanto antes para recuperar empleo y empresas.

Hay algunos planes que están pendientes de ellos, por ejemplo, el Plan Litoral, que ha presentado el Ayuntamiento de Málaga, y otros en cola desde hace años, como el tren Málaga-Marbella. ¿Tendrán cabida?

Los fondos van destinados a administraciones y a empresas, y van con una serie de condicionantes, principalmente medio ambiente y transformación digital. Tendrán que ser evaluados por la Unión Europea y todos los proyectos que quepan dentro de esa valoración saldrán adelante. Cada administración decidirá qué proyectos son los que necesita para ese relanzamiento de la economía de Málaga.

Javier Salas, durante la entrevista. Álex Zea

¿Qué opina de la torre del Puerto?

La torre del Puerto ahora mismo está en manos del Ministerio de Cultura, que tiene que hacer una evaluación y desde aquí respetaremos las evaluaciones que hagan las distintas instituciones, los distintos ministerios, la Junta de Andalucía, y con lo que se estime, también dentro de los planes del Ayuntamiento. Creo que debería haber un consenso social en Málaga capital para la construcción, no creo que debiera hacerse con gran parte de la población en contra. Si existen todos los informes a favor y ese consenso social, pues evidentemente ese proyecto se puede afrontar. Pero proyectos de calado, como es ese, deben hacerse con mucha precaución y con mucho diálogo.

Numerosos municipios de la provincia han pedido una moratoria para los parques fotovoltaicos proyectados. ¿Es posible llegar a paralizar estas instalaciones para plantear una ubicación planificada?

El futuro pasa por la energía solar, yo creo que vamos a tener más parques solares en la provincia de Málaga. Hay que tener diálogo entre todos para lograr la mejor ubicación. Las empresas también necesitarán unos requerimientos de pendiente, de exposición solar… yo creo que no va a haber problema. Con diálogo entre todos los implicados, se logrará que el parque fotovoltaico de Málaga aumente y, por tanto, los requerimientos energéticos de la provincia y de España aumenten, que recuerdo que España es deficitaria en energía y teniendo una fuente inagotable como el sol, es necesario aumentar esa potencia energética solar.

Hablando sobre otro déficit de la provincia, el agua, le pregunto por el trasvase de Iznájar-Antequera. La Junta sigue reclamando la autorización del Gobierno central para licitar el proyecto. ¿Habrá aprobación este año? ¿Hay comunicación entre los gobiernos?

Los trasvases entre cuencas están muy tasados, entonces tenemos que determinar si se cumplen todos esos requisitos, que haya diálogo entre las administraciones y después, si se cumplen todos esos requisitos y hay diálogo entre las administraciones, ejecutarlo. Lo que está claro es que la comarca de Antequera tiene un déficit hídrico sobre todo para consumo humano, que es la prioridad. Es cierto que la provincia de Málaga cada vez tiene más requerimientos de consumo de agua porque aumenta su población y los cultivos que la necesitan pero hablando de un recurso tan escaso, hay que hacerlo con mucha racionalidad. Todo eso es diálogo entre las diferentes administraciones y, sobre todo, la Junta de Andalucía, que es la que tiene la mayor parte de las competencias en esto, al tener la cuenca mediterránea andaluza.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad siguen teniendo un papel importante en el control de los botellones, las concentraciones... después de un año y medio de pandemia. Los agentes siguen denunciando déficit de efectivos.

Como todos los años hay un refuerzo en verano. Pero este Gobierno, a parte de ese refuerzo estival, conoce muy bien la situación de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, que viene de años de recorte de plantilla con el Gobierno anterior y, por ello, en la oferta de empleo público que se va a sacar para 2021 va a haber un aumento de plantilla. El Cuerpo Nacional de Policía aumentará en más de 2.300 efectivos y la Guardia Civil en unos 2.100 efectivos, es decir, que queremos revertir la tendencia del Gobierno anterior de disminución de estos cuerpos. Además, Málaga se ha incluido este año en el plan Campo de Gibraltar en la lucha contra la droga, en el cual se dota a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad con más de 48 millones de euros para medios y recursos humanos.