Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Formación Profesional

Málaga tendrá 250 nuevas plazas en FP de construcción en un momento con gran demanda del sector

Sólo ocho institutos ofertan ciclos de esta familia profesional con un total de 470 plazas para el próximo curso, incluido un nuevo ciclo - El IES La Rosaleda es uno de los que tienen más demanda, tanto de empresas como de alumnos, en sus dos grados medios y uno superior, con 70 plazas disponibles

Alumnos del IES La Rosaleda durante una jornada de prácticas con una de sus empresas colaboradoras. La Opinión

El sector de la construcción ya ha dado la voz de alarma: falta mano de obra cualificada para atender el gran volumen de trabajo actual. Con 64.100 ocupados según la última Encuesta de Población Activa (EPA), el relevo generacional no acaba de producirse. Por ello, es clave la oferta formativa y para el próximo curso, aunque la Junta de Andalucía contempla los ciclos de FP de la familia de Edificación y obra civil como prioritarios al vincularse a un sector emergente de empleo, el número de nuevas plazas se queda en 250.

La Junta oferta 19.127 plazas de nuevo ingreso de Formación Profesional para el curso 2022-23. Según los datos aportados por la Delegación de Educación, 250 están relacionadas con la construcción, repartidas entre 230 de primer curso en los ciclos ya existentes y 20 en un nuevo ciclo de Reforma y mantenimiento de edificios en el IES Valle del Genal de Algatocín.

En la provincia, en total habrá el próximo curso 470 plazas para estudiar en los ciclos de construcción que se ofrecen en los IES Campanillas, Portada Alta, Carlinda, La Rosaleda y Politécnico Jesús Marín, todos ellos en Málaga capital, y en los IES Torre Almenara de Mijas, Martín Rivero de Ronda y Guadalpín de Marbella.

Uno de los más veteranos en impartir estas enseñanzas es el IES La Rosaleda, que actualmente tiene los grados medios de Técnico en Construcción y Obras de Interior, Decoración y Rehabilitación y el grado superior de Técnico en Proyectos de Obra Civil.

El profesor Juan Ignacio Ruiz de la Muela Gómez explica que en los últimos meses, desde que la pandemia se estabilizó, no han parado de recibir llamadas o correos de empresas demandando alumnos para puestos de pintores, instaladores de placas de yeso laminado, albañiles y técnicos en proyectos de obras civil.

«Antes de la pandemia teníamos que ir nosotros buscando a las empresas, tirando incluso de administraciones públicas como los ayuntamientos para que los alumnos pudiesen hacer las prácticas. Ahora es al contrario, tenemos que decirles a las empresas que no, que ya tenemos a los alumnos adjudicados», comenta.

Pese a que cada año se titulan entre 30 y 35 estudiantes entre los tres grados en este instituto, no todos salen al mercado laboral porque, según indica este docente, muchos optan por seguir estudiando, sobre todo los de grado medio.

Para el próximo curso, el IES La Rosaleda oferta 70 plazas en total: 30 para el ciclo que tiene más demanda, el de Obras de Interior, Decoración y Rehabilitación; otras 20 para el de Técnico en Construcción y 20 más para el grado superior de Técnico de Proyectos de Obra Civil. El plazo de matriculación abrirá del 15 al 30 de junio.

Como viene siendo habitual en los últimos años, la demanda para estudiar un ciclo de FP es más alta que la oferta y suele haber lista de espera como ocurre en el grado medio de Obras de Interior, Decoración y Rehabilitación del IES La Rosaleda.

La demanda para estudiar los ciclos de esta familia profesional va de la mano del propio sector de la construcción. Como comenta el profesor Ruiz de la Muela, «cuando hay crisis, la gente no se anima a matricularse y si hay trabajo, hay matriculaciones».

En este momento, al Rosaleda llegan estudiantes incluso procedentes de la Universidad, de grados como algunas Ingenierías o de Arquitectura, que o bien no han podido finalizar esos estudios o buscan una «puerta más directa al mercado laboral y una formación más práctica».

Los citados tres ciclos tienen una duración de 2.000 horas, incluyendo la Formación en Centros de Trabajo, es decir las prácticas que se realizan en el tercer trimestre del segundo curso.

El periodo de prácticas sirve a los alumnos para entrar en contacto con el mercado laboral mientras que las empresas tienen la oportunidad de formar y fichar posteriormente a nuevos trabajadores. Una oportunidad que se amplía con la FP Dual ya que en esta modalidad la formación se alterna en el centro educativo y en la empresa colaboradora. En La Rosaleda, el grado medio de Obras de Interior es dual.

Este instituto tiene unas 30 empresas colaboradoras, aunque el profesor Juan Ignacio Ruiz de la Muela puntualiza que este aspecto es muy variable y depende del número de alumnos.

Un 90% de mujeres en el ciclo de Obras de Interior

Pese a ser un sector muy masculinizado, cada vez se ven más mujeres en las obras y no sólo como aparejadoras o arquitectas, sino también «a pie de tajo». El profesor de La Rosaleda Juan Ignacio Ruiz de la Muela detalla que el 90% del alumnado del grado medio de Obras de Interior, Decoración y Rehabilitación han sido mujeres este curso, batiendo un récord. Un cambio de tendencia que lleva unos cuatro años, con lo que ya se están incorporando al mercado laboral con muy buenos resultados, apunta.

Por otra parte, en cuanto a la ratio, este docente reivindica que haya menos alumnos por clase, «desdoblando grupos o profesorado». «Es imposible atender a 30 alumnos en un taller de prácticas», expresa y añade que este sector es uno de los que más siniestralidad tiene al trabajar «en lugares peligrosos y con herramientas peligrosas, con niños que están aprendiendo», lo que también justifica una menor ratio.

Málaga tampoco cuenta con un Centro Integrado de FP de Construcción al modo del de Informática y Comunicación que se estrenará el próximo curso en el PTA. Sin embargo, en el IES La Rosaleda ya trabajan de esta forma al tener sus tres ciclos en el mismo edificio, lo que permite aprovechar mejor los recursos y que los alumnos se retroalimenten.

Compartir el artículo

stats