Kiosco

La Opinión de Málaga

Educación

Planeta Explora: la Ciencia sin complejos

La iniciativa malagueña Planeta Explora cumple diez años con el objetivo de divulgar la Ciencia entre los más pequeños, hasta la fecha más de 250.000 niños de Málaga y provincia.

Un grupo de niños indaga la vida más minúscula con los microscopios de esta iniciativa malagueña. Planeta Explora

Cuando una niña de un colegio de Campanillas hizo balance del curso confesó que lo que más le había gustado habían sido las Ciencias, gracias al estudio práctico de la Biología por medio de un huerto escolar.

Y también está el caso de un joven que se enganchó con las Ciencias hace 12 años y ahora va a estudiar Filosofía, al tiempo que publicará un libro de Física.

En los dos casos, detrás ha estado la iniciativa malagueña Planeta Explora, un proyecto de divulgación científica para niños de 3 a 16 años, aunque también ofrece acciones puntuales para mayores.

«Por elegancia y humildad, ni Karina ni yo vamos a atribuirnos el despertarle la vocación a alguien, lo que sí hemos fomentado ha sido el gusto por el acercamiento a la Ciencia», comenta Germán Bernal, gerente de Planeta Explora, un afable pedagogo que con su mujer, la también profesora y pedagoga Karina Souza, puso en marcha esta iniciativa de la que su pareja es la presidenta.

Fran Lukas (izq.), Germán Bernal y Karina Souza, coordinador, gerente y presidenta de Planeta Explora, respectivamente. Planeta Explora

En esta década Planeta Explora ha mostrado las virtudes de las Ciencias a alrededor de 200.000 niños de toda la provincia, más otros 50.000 en campamentos, actividades extraescolares y visitas a colegios. En total, 250.000 menores.

«Somos una empresa de servicios y lo que ofrecemos son talleres, con un cuerpo de guiones que desarrolla todo el currículum escolar desde los 3 hasta los 16 años -para que los monitores tengan el trabajo más sencillo- y que sigue siendo actualizable», explica Germán Bernal, que precisa que no todas las visitas son iguales: «Contactamos con los profesores del centro para saber qué están estudiando y si están trabajando el clima, el medio ambiente o el sistema digestivo hacemos una visita que sirve para ampliar esos conocimientos concretos que trabajan en clase».

Este especialista en Filosofía y Epistemología comenta que se lanzó al campo de la divulgación profesional porque pensaba «que había otra forma de motivar hacia las carreras científicas», a la vez que precisa que en ellas también hay un gran campo para la creatividad, «porque entendemos que no es un atributo exclusivo del terreno artístico: cuando haces un experimento o creas un modelo científico también tiras de la creatividad».

Escolares de Primaria en la sala laboratorio de Planeta Explora, en Tívoli. Planeta Explora

Tívoli y el MAE

Y aunque esta iniciativa malagueña también se mueve por los colegios, Planeta Explora ha tenido desde sus comienzos en 2012 una sede permanente: el parque Tivoli World. «El primer año recibimos ocho o nueve excursiones escolares pero el segundo año ya funcionó el boca a boca y los 171 días que duró el curso escolar estuvo lleno de niños y niñas», remarca.

Mientras se despeja el horizonte laboral de Tívoli, un lugar al que al equipo de Planeta Explora le gustaría regresar, además de por el respaldo recibido «porque nuestro modelo siempre complementa una oferta turística», han encontrado una excelente acogida en el nuevo Museo Andaluz de la Educación (MAE).

Al hermoso museo de Alhaurín de la Torre llegaron este curso pasado «y pese a que ha sido un año covid, hemos recibido a 6.000 niños y niñas, así que ha estado muy bien», destaca el gerente, que subraya que en estas divulgaciones siempre tratan de encontrar el complejo equilibrio «entre el rigor y la diversión».

Colegiales a las puertas del Museo Andaluz de la Educación, en Alhaurín de la Torre, tras la visita a Planeta Explora el pasado curso.

Colegiales a las puertas del Museo Andaluz de la Educación, en Alhaurín de la Torre, tras la visita a Planeta Explora el pasado curso. Planeta Explora

Cuando a Germán se le pregunta por la desafección por la Ciencia en España destaca que no es sólo un problema de nuestro país, aunque señala que no ha ayudado la tradicional separación que aquí ha habido entre Ciencias y Letras ni la concepción de la Cultura que tendía menos a la Ciencia «cuando en nuestros días la Física teórica y la Filosofía se rozan y se necesitan mutuamente».

En la misma línea, Germán Bernal destaca el hecho de que, en nuestro país, en los colegios de Primaria no hay laboratorio ni en muchos institutos tampoco, con lo que «dan una Ciencia en el aula sin hacer experimentos así que más que Ciencia se da Historia de la Ciencia u otra cosa».

Eso sí, el panorama está cambiando y prueba de ello es la existencia misma de un «sector emergente» como el que ofrece Planeta Explora: la divulgación científica en la Educación. «En las facultades cada vez adquiere una mayor relevancia y la demanda social de empleos de Ciencia y Tecnología es cada vez más creciente y hay más gente interesada», argumenta.

Así que, aunque en Planeta Explora no se arroguen el despertar de vocaciones, sí que muestran un ilusionante camino a seguir: el de las carreras científicas. 

Compartir el artículo

stats